jueves, 25 de diciembre de 2008

ESCARCHA HILANDERA (Obra completa)

Trocitos de recuerdos
Soy trocitos de recuerdos
componiendo un corazón
amontonado en mi pecho
lo que forma la razón
que rige todos mis hechos.

como cantos de sirenas
sobre las olas del mar
así suenan los poemas
acabados de estrenar
gaviotas bordando el cielo
bandera hecha de jirones,
así son los sentimientos,
lo mismo son alegrías
que desgarrado lamento

El chorrillo de la fuente
del sonoro manantial
bebe los vientos por verte
Las palabras que me dices
son como encendidas rosas
y al cabo de la mañana
un arco iris al sol,
un pomito en mi ventana
un ramo de rosas claras
un riguroso rubor
bajo el sol de la mañana

Ramillete fresco y puro
de olorosa mejorana



Te fuiste mi marinero

Te fuiste mi marinero
por los caminos del mar
te he buscado y buscado
y no te he podido hallar

Bajé mi casa a la playa
para estar cerca de ti
me la arrebató una ola
y ahora viven allí
el alga y la caracola

Recuerdo muy bien la tarde
en que te hiciste a la mar
con tu blusa marinera
suelta por el vendaval
los ojos al horizonte
las manos en el timón
y el sol que cae derrotado
guiaba tu dirección

¡Vuela barquito de vela
presta tus alas al mar
mientras resistan las velas
no he de desembarcar

Morenito de la mar
tienes las redes repletas
dale la vuelta al timón
estás cerca de la costa
me lo dice el corazón
¡Marinerito valiente
coge del mar la cosecha y VENTE¡








El aura

He visto el árbol, cien ramas hacia el cielo
dando alabanza a Dios con gallardía
el rocío mojó sus hojas hospedadas
mientras la luz solar chispea en mis pupilas.

Suave la enredadera que abraza al árbol seco
se vale de él para subir al cielo
juntos los dos en un fundido abrazo
cantan canción de amor mirando al universo

Su hojita trepadora es mariposa
fusión de agua y de luz que el viento mece
un nido de gorriones en sus ramas
jugando a que el tiempo no perece.

Una orquesta floral llena de ternura
un jolgorio de amor y poesía
del jardín del Edén he visto el aura
tan solo me faltó tu compañía.







La escarcha hilandera

La escarcha hilandera
cabelleras blancas
al bosque le dio
quitando a la luna
su blanca caricia
en cuna de hielo
al río arrulló

El espejo helado
cien noches tirita
antes que el verano
la nieve derrita

Y no se por qué
me cautiva tanto
la escarcha, la nieve
el hielo, el blanco
tu beso de lava
de tu voz el canto
la luz de tus ojos
y todo tu encanto.







Mi barca

Mi barca se hizo a la mar
anhelante de aguas mansas
dormitada bajo el cielo
la agarró la tempestad

Va sin timón y sin remos
con las velas desgarradas
es cascarón de madera
desnudita y desolada

Arruinada en la bahía
tirada en la playa amada
¡que lástima mi barquita
de la mar enamorada¡

Hay paz en el arenal
y como hacen los chiquillos
así hacen los pececillos
en su patio de cristal
juegan ausentes del mal




Otoño mojado

Era el otoño mojado
un jardín de hojitas secas
de alegre crujir de ramas
de sombras y de tormentas

Salí temprano a comprar
y todo estaba cerrado
ya no se ni por que lado
pude por fin regresar.

Chorreando como un pato
con la bolsa por montera
estuve por dar un grito
cuando llegue a mi escalera

"Sube deprisa" me dijo
mi madre con mucho empeño
pues ya está cocido el guiso
y ya está encendido el leño

Las castañas asaditas
en la mesa el pan caliente
y una empanada de carne
que está para hincarle el diente

Junto al fuego del hogar
con su árbol de tres ramas
el otoño a mi ventana
me ha venido a despertar










Otoño

Otoño mojado
de nieves tempranas
al abeto y pino
tu blanco engalana

El flaco esqueleto
del árbol que viste
lloraba la ausencia
de sus hojas tristes

Otoño dorado
tu que estás dotado
y cubres de blanco
y gentil esplendor
viste, sin demora
al árbol que llora
por ser despojado
de fruto y verdor.







Tanto te quiero

Tanto te quiero mi vida
que me muero por vivir
porque morir no quisiera
lucho por sobrevivir

Yo me aferro a tu Palabra
y de tu dicho no dudo
si me guía tu verdad
voy por camino seguro
contemplo la eternidad

Y si mi fe es inmovible
soy libre para elegir
entre lo claro y lo oscuro
es fácil de distinguir

Yo contigo siempre gano
siempre voy sobre seguro
cogiéndome de tu mano
me libro del lado oscuro











En las manos del platero

Candescentes fuego y plata
en las manos del platero
y en su flagrante soplar
llena todo de tesoros
imposibles de igualar

Volcanes de lavas frías
Galaxias, lluvias de estrellas
océanos de verdes mares
silos de lunas enteras
para allanar oquedades
y alumbrar las primaveras

Campos llenos de camelias
hortensias y margaritas
para llenar los caminos
de esta Galicia bendita

Bosques prietos de arboledas
azulonas campanitas
trepando en los paraísos
de esta bóveda infinita
donde siempre es primavera
y las flores no marchitan.

El plantel de los colores
Rojos, verdes, amarillos
y muchos nidos repletos
de piar de pajarillos
jolgorios entre las ramas
alegría de chiquillos
cantar de muchas almitas
que pagan el existir
con tantas notas bonitas

Los acolchados de nieve
con sus copos primorosos
agua dulce, agua salada
nubes con aires pomposos
olor a tierra mojada
y la mimosa mirada
Del que ofrece tal reposo



Luna de otoño

Me propuse no escribir
porque me ahogaba la mar
la luna de media tarde
luna diurna de noviembre
en siesta de atlántico norte
me ha venido a despertar.

En medio de nubarrones
entre un azul sin estrellas
lunita sola y campera
deslizando su figura
por su eterna pasarela,
vestida de nieve pura
tejiendo lanas de invierno
canciones de amor inventa,
llama a los enamorados
y a los locos embelesa
con rayos de brillos claros
¡bonita luna de cera¡,

No quiere noches serenas
ni caminitos sembrados
de estrellas ni de sirenas.

Baja escarchas en racimos
y campos todos helados.
y los copos de las nieves
en los abetos colgados,
todos llenos con su blanco
los árboles deshojados
dejando de transparente
los lagos acristalados,

los pececillos perplejos
mirándose al otro lado,
los patitos patinando
los niños alborozados
con su gorro, su bufanda
y a sus patines atados
bailan la danza del agua
en el lago congelado.

Hay ascuas sobre la nieve
¡hogueras!
choricillos asaditos
en medio de pan caliente
y una botita de vino
comparte la buena gente

No te vayas luna blanca
sigue alumbrando el poniente
calienta los corazones
en medio del hielo inerte
Hasta nuevas estaciones
todas las noches de invierno
me asomaré para verte.



Mi pobre barca

Yerta en la playa mojada
yerma en la arena salada
pobre mi barca bonita
por el solaz abrasada
buscando caminos nuevos
ríos de la mar temprana
yo quiero saciar mi sed
solo con agua salada

Agua y luz, sol y salitre
rocíos y torrenteras
saltando sobre el navío
subiendo como montañas
bullendo sobre la mar
mil mareas victoriosas
baja y sube, viene y va

¡Qué linda es mi mar salada
¡Qué manso mi verde mar¡
¡Qué valiente en su oleaje¡
¡Qué brava en su tempestad!

Mar morena en negras sombras
de borrascas y tormentas,
Nacarada en la gozosa
alba de nubes abiertas
Rojo sangre hace el ocaso
del sol libre manantial
llevas a cuestas las penas
de tu gente de la mar
siendo que has sido tan buena
dando al pobre siempre pan

Peces blancos cual patena
acabados de pescar
mar con carita de pena
en cielo de lunas llenas.

¡Qué buena estaba la noche
qué limpia pura y serena!
me arrullaban las sirenas
del mismo fondo del mar



Amanecer

No me gusta leer
ni me gusta escribir
si no puedo partir
de lo que puedo ver

Y me gusta beber
de la fuente de Aquel
que todo lo hizo bien
sin tener que aprender

Que gozo da vivir
y poder emprender
la ilusión de esperar
un nuevo amanecer

Que el calor de la tierra
nos cubra con Su velo
y que la suave brisa
se deslice en su cielo

El sol da su guiño
de niño travieso
juega con los campos
en suave progreso

Fiel sigue por su camino
y empuja a la luna clara
que sosegada navega
en cielos de enaguas blancas

Es noctámbula paloma
cruzando eternas moradas
reinando en medio de estrellas
las musas de la alborada

Que no hay que perecer
para poder tocar
con las manos el cielo
amando tierra y mar.

Me retracto de las dudas
de mirar en blanco y negro
de vivir con la premura
de los que no tienen sueños

¡Qué feliz era en Edén
Adán estrenando mundo
todo era tan fecundo
que con estirar la mano
podía conseguir su pan
como lo hace un vagabundo

De abundancias y manjares
está esta tierra repleta
y podríamos ser bohemios
desde el rey hasta el poeta

La reina y su dama,
caballero y paje
y sin mas demoras
quitar ataduras
levantar anclajes

Y recorrer mundos
y pisar paisajes
y mares rotundos
llenos de oleajes

Las palabras mezclan
su sutil brebaje
libre sobre el blanco,
¡como lumbre arde!
y me gusta escribir
y me gusta leer
si es que puedo partir
de lo que puedo ver.

Y..¿Que ves?
¡Un bajel
bajando por mi mar
barquito de papel
de indeciso vogar
con un verso en las velas
¡APRENDO A NAVEGAR...!



Por si acaso me marchara

Doy un adiós dedicado
muchos gozos y un lamento
un postergado futuro
y un resignado contento

Os dejo todos mis versos
un puñado de canciones
un homenaje a la vida
mis sentidas oraciones

Os dedico la nostalgia
de no llevar equipaje
me llevaría ¡tantas cosas¡
todos los bellos paisajes
primero mis tres amores
mis amigos mas queridos
su agradable compañía
sus abrazos consentidos

Pero no puedo con todo
porque quisiera volar
llevo lo que mas adoro
y que no ocupa lugar

El amor al Padre eterno
el fulgor de Su palabra
el arrullo de la tarde
entre la sombra y la calma

La calibrada armonía
del que ama la palabra
y la envuelve en melodías
y la templa con su fragua

Dejo el último recuerdo
esta paz del interior
el prodigio de las flores
con su aroma y esplendor

Hay escondido en mis versos
un ciento de fantasías
campanillas trepadoras
por celestes celosías

Universos deleitosos
noches de lunas mojadas
y de estrellas danzarinas
de corales rodeadas.

De veras, lo dejo todo
haced nuevas melodías
y coros de trovadores
ahuyentando las desdichas

Palomas de nieves blancas
con sus ramitos de oliva
volando de sol a sol
liberando las sonrisas.

Y si quisiera volver
Yo me quisiera encontrar
con un mundo renovado
lleno de amor y bondad
que a un arma que está en condena
que es la palabra en verdad
se le quiten las cadenas
se le deje en libertad
devolviendo la razón
al arma que Dios no pena.




Lluvia en el corazón (esperanza)

Solamente pienso en ti
un río cruza mi voz
se me ahogan las palabras
y hay lluvia en mi corazón

¿Cómo decir lo que siento?
¿cómo decírselo a Vos?
se nublan mis sentimientos
va chamuscándome el sol
me hiere violento el viento
y llueve en mi corazón.

Todo en mí se hace lamento
al contemplar el dolor
todo se vuelve oquedades
bóvedas del corazón .

Los colores se disipan
No canta mi ruiseñor
sufro anorexia de tiempo
y se consume el amor

El bosque es leña quemada
solo florece el rencor
el brillo dulce del alba
es un negro nubarrón

La hierba se ha vuelto paja
del amor murió la flor
el alma se vuelve añicos
hay lluvia en el corazón

Cuando se agoten las horas
de mi tiempo en tu reloj
cuando se acabe el camino
se ría de mi el dolor
cuando se esfume el futuro
cuando se apague mi voz
no vuele mi peregrina
y confiada ilusión

Deja Dios que gire el mundo
cuídalo con luna. y sol
aliéntalo con tu abrazo
que suene tu regia voz
y a los que estemos dormidos
si acaso me duermo yo
el sueño de los benditos
ponme tu despertador
si me he dormido en tu seno
reconoceré tu voz

Sigo andando por la tierra
observando alrededor
y cuando miro a los cielos
y contemplo su esplendor
veo derramar a raudales
colmada su bendici6n

Muchas veces la tristeza
se agarra a mi con tesón
y a pesar de los pesares
en el centro del dolor
como el que declara guerra
me has declarado tu amor

Aunque el mundo sea un desierto
y se queme de pavor
aunque se quede sin alma
o se le quiebre el corazón
por tu luz, por tu palabra
por la bendita ilusión
de tu fiada esperanza
hay lluvia en mi corazón.



Tiempo y espacio

No preciso el espejo
para saber quién soy
ese enemigo viejo
bien sabe a dónde voy

No concibo la esencia
del tiempo y el espacio
mi cuerpo de cenizas
se consume despacio

Intelecto perplejo
insumiso y callado
no quiere conformarse
ni ser ser resignado

Que es cosa de cobardes
saberse desdichado
y dejarse morir
con los brazos cruzados

Que la vida es un sueño
de tramos transitados
por sus ríos, sus costas
por sus acantilados
sus áridos desiertos
sus mares anegados
teñidos por azules
por verdes, por dorados

Vuelos alucinantes
por espacios colmados
de herbosas primaveras
generosos veranos

Vivencias placenteras
de amores recreados
fusión de dos latidos
pasivos o alocados
el alma compartida
en un profuso abrazo

Y esos otoños grises
entre azul y antracita
luciérnaga de nieve
que en el pecho dormita

Enarbolados bosques
sagrados como mitra
de nieves decorados
con sus pinos desnudos
heladitos y blancos
en la penumbra oscura
de invierno acurrucado

Y se me hace muy duro
el tener que dejarlo
vertiendo en el abismo
el tiempo y el espacio
y el trabajo baldío
que acaba en un osario

Por favor, Padre nuestro
quiero oír de tus labios
que no queda vacío
éste mi calendario

En tu regir postrero
dame Tiempo y Espacio

No hay comentarios: