martes, 24 de febrero de 2009

LAS MULTINACIONALES ELÉCTRICAS APALEAN LA ECONOMÍA DE LA ESPAÑA EN CRISIS

Dice un refrán popular que “pez que lucha contra la corriente queda electrocutado”. El eminente político de Estados Unidos Benjamín Franklin en 1789 pronunció la siguiente frase lapidaria que nunca ha tenido tanto sentido como hoy: “En este mundo no hay nada tan seguro como la muerte y los impuestos “. Podríamos tener una vida larga y saludable, dicen los médicos que conocen bien el tema, si mantenemos un corazón calmado y controlamos nuestras emociones, pero ¿cómo hacerlo cuando recibimos la factura de la luz y vemos que hemos pagado más de cuatrocientos euros, por tan solo apenas 20 días de lectura de contador de los cuales 3 días estuvimos sin suministro eléctrico por la tormenta? Ahora estamos realmente preocupados porque no se trata de una factura bimensual como hemos tenido hasta diciembre sino mensual y ni siquiera corresponde al mes entero. Examinamos: La mitad aproximadamente corresponde, según parece a la lectura del contador, la otra mitad a impuestos, IVA y recargos por “excesos” y otra vez IVA sobre los “excesos”. Excesos ¿bajo qué criterios? Pues, pasados de 25 kwh se considera consumo excesivo, a partir de eso se debe considerar un “lujo” el consumo. Para que lo comprendamos todos, si tenemos tres bombillas de 60 w que funcionan un promedio de 5 horas al día, en un mes hemos consumido 27 kwh, ¡ya te has pasado! A partir de ahí , cocinar es un lujo, poner a funcionar la lavadora, tener calefacción, planchar, aunque solo sea la camisa, secarte el pelo, usar el túrmix o bañarte con agua caliente, esas cosas sencillas que hacen que los españoles tengamos un mínimo de calidad de vida, se consideran un lujo que hay que pagar de forma extraordinaria, eso sin contar que tengas a un viejito necesitado de calor día y noche, y no pueda aguantar el frío del invierno con ropa, por causa de enfermedad, ¿Qué hacemos? Pues nada, a pagar el “lujo”. La cosa está entre la factura eléctrica o comer, así de sencillo, porque es sabido de todos que hay muchísimas familias, cada vez más, que apenas tienen cuatrocientos o quinientos Euros para poner la mesa todo un mes y los que tienen más medios absolutamente tienen que recomponer su economía y quitarlo de otras cosas que también son esenciales, quizás reteniéndose de comprar nuevos electrodomésticos que, por muy anunciados que estén, en vista del precio del consumo, solo nos servirían para guardarlos en un armario precintados. De modo que por más que se nos diga que para salir de la crisis hay que consumir nos encontramos que hemos sido vendidos a las multinacionales todos los consumidores y contribuyentes; sentimos que sufrimos un “latrocinio” legal que menguan nuestras posibilidades de subsistencia, contra el que no podemos luchar, solo dejar de consumir y volver al estado primigenio que yo recuerdo de hace cincuenta años: el fogón de carbón, la bolsa de agua caliente, el picón (carboncillo pequeño) para el brasero y la mesa camilla con las piernas adentro para no coger frío, aprovechar las horas del día, dormir mucho y pensar poco, y con el tiempo que nos sobre idear alternativas. Mientras tanto nos queda el derecho de siempre: ¡Asumir y patalear! Según se ve en el programa de TV de la tarde “España Directo” no es solamente un problema de Galicia, sino de todo el territorio nacional, con facturas de miles de Euros en hogares normales, con dos personas y algunos de jubilados que se han quedado sin sus ahorros. Nos remitimos a un refrán castellano: “Mal de muchos, consuelo de tontos”, mientras podamos por lo menos quejémonos, que eso duele y ¡Bienvenidos al club!

Perdón por haber escrito sin puntos y aparte, pero es que me he quedado sin respiración…

1 comentario:

Anónimo dijo...

El libro de poesía publicado por lucia vilches por mediación de Ediciones Buró 21, colección Dos Rosas Blancas, es una selección de
los tres primeros poemarios de la Autora. Oquedades. Sendas, y En el umbral de la vida. Además incluye el poema principal del siguiente poemario, aún no publicado, El teatro de la vida. Este último se encontrará solo en la primera edición que pueden adquirir también por correo.