sábado, 8 de agosto de 2009

NADA NUEVO BAJO EL SOL ¡qué tiempos aquellos!

NADA NUEVO BAJO EL SOL ¡qué tiempos aquellos!
Euquel Da Luce
Todos los imperios se han construido con sangre. El hombre ha sido fiera para el propio hombre y no ha tenido miramiento ninguno a la hora de establecer prioridades. En el pasado cercano la esclavitud era una forma de vida de una porción de la sociedad, reconocida como necesaria para el avance de la cultura, la modernidad, el progreso, y sobre todo para el lujo de cuatro privilegiados. Así cogieron pujanza todos los imperios desde Egipto en adelante, así se hicieron alianzas comerciales, de estado, matrimoniales. Así se formaron los ejércitos, y sin la mano de obra y trabajo abusivo al que ha sido sometido “el pobre,” el “rico” no hubiera existido jamás. La avaricia humana no tiene límite y el sistema económico, comercial, social, político que aún rige, con la manipulación arbitraria de vidas humanas y los medios para la subsistencia simplemente ha caducado. Su dinámica es ya hoy, la del tren que va por una pendiente sin freno y sin marcha de retroceso, cada vez más rápido, a su última estación, si acaso no descarrila antes

UN EPISODIO MÁS.

Solamente nadando sobre la superficie de la historia y viendo como acabaron todos los episodios anteriores en este “culebrón” de la saga de las potencias mundiales desde el principio de los siglos hasta hoy, nos podemos percatar del error repetitivo. Dicen que nuestro mundo ha entrado en crisis, y será verdad, principalmente esta porción de mundo que no tenía asumido (aunque si sabido) ningún declive en su economía el resto del mundo un 80 % de la población mundial viven en una continua crisis y se ríen de la nuestra. Hay un ambiente de frustración e impotencia ante un estado de cosas nada claro. Jóvenes que no encuentran trabajo, que no lo encontraban tampoco el año pasado ni el anterior, pero que ahora están dispuestos a efectuar el primero que se les venga a la mano y que hace poco lo consideraban denigrante para su preparación académica. Estos trabajos los dejaban para los inmigrantes y ahora se lo sortean , trabajos de carretilleros, mozos de almacén, limpieza de portales, de oficinas, cuidado y compañía para ancianos, cuidado de bebés en los hogares, canguros por horas , trabajos en estaciones de servicio para fines de semana, reparto de comidas a domicilio, en fin, cualquier ingreso es bueno, y más teniendo en cuenta que los padres ya envejecidos, con sus pequeños ahorros están financiando esta crisis , manteniendo a sus hijos mayores, algunos con cargas familiares, con hijos pequeños, la cuota del coche, la hipoteca del piso, y un ciento de impuestos. Se nos pide que hagamos correr el dinero, ¿más?
LA RAIZ DEL PROBLEMA

Todos los problemas tienen una raíz, como los árboles, y cuando se ha hecho demasiado profundo es muy difícil de erradicar. La única política económica que conozco bien es la de mi propia casa y tengo muy claro que no puedo gastar más que gano ni comprar más de lo que necesito. No debo vaciar mi despensa y ofrecer mis suministros al vecino a cambio de lucecitas de navidad, libretitas con monigotes, flores de papel y globos de colores, o grandes cantidades de ropa que ni necesito ni me puedo poner, por más barata que me la ofrezcan. Hay una prioridad, comer cada día y vivir decente y dignamente, sin lujos, cualquier persona es rica si tiene lo necesario, sin crearse necesidades superfluas y sin estirar el brazo más que la manga.
En mis años de adolescencia viví en un barrio de una gran ciudad, madre para muchos emigrados de otras tierras y lindera con otra gran población, era un lugar muy pintoresco donde se aglutinaban familias de muchos lugares de España, cada una con sus costumbres lenguajes y filosofías de vida pero en general gente muy auténtica , en medio de esa babilonia también había algún nativo del lugar .Recuerdo que había un hombre que juntaba a toda la chiquillada alrededor de él y su guitarra para cantar lo de moda que era Joselito, Antonio Molina y Manolo Escobar; bueno, ese hombre era un entendido, un despierto que sabía leer apenas, había aprendido solo , igual que con la música, pero disertaba de la vida con la sabiduría de la experiencia para él vivida recientemente , había sido agricultor, campesino para más señas pero el trabajo rudimentario y sin medios ni económicos ni mecánicos lo llevaron a trasladarse a la ciudad donde se vislumbraban futuros nuevos. Nos decía que las cosas de más valor, ni se les puede poner precio y no se pueden vender ni comprar, aunque sí adquirir, bueno así cosas parecidas, buenas pautas para jóvenes, que con el paso del tiempo consideras valiosas.
Entonces se iba mucho al cine, en realidad la cultura popular que existía y la única diversión era el cine, cambiaban las carteleras dos veces por semana, había dos sesiones continuas por día con dos películas y un NODO por sesión, varios cines en el barrio así que si disponías de 2 pesetas podías cansarte de cine. Eran de indios americanos del norte, conquistadores colonizadores, no faltaban el chico y la chica de la película, si no los había ya no ibas al cine. En esas películas se veía como los conquistadores, ellos muy listos, les cambiaban baratijas, collares, pulseras… a los nativos, por oro. El hombre mencionado anteriormente que había sido campesino, nos decía que cuando las cosas se ponen mal lo primero es comer cada día y la manufacturación, puede dar pan, pero no es pan, así en tiempos difíciles el campo es oro porque es el único sitio de donde nace el auténtico pan.
ESPAÑA ERA POBRE.

En las tiendas o colmados de barrio, que eran los únicos establecimientos que había , además de los mercados mediterráneos tradicionales, se compraba solo para el día y se iba al mercado casi cada día a por pescado principalmente, la carne se veía poco y en la tienda más cercana se compraba en pequeñas cantidades, pues, 100 gramos de harina, dos huevos, un cuarto de litro de aceite, un tomate, una cebolla, un pimiento , un cuarto de azúcar, un cuarto de vino para el papá que venía a comer, tenías que llevar las botellas para el líquido, lo demás iba en papelinas hechas a mano en el momento, ese papel no se tiraba, dependiendo de la textura se usaba para encender el fuego, o para cosas más delicadas e innombrables. Muchos fogones de cocinar aún eran de carbón, empezaba a haberlos de petróleo con mecha y el gas tardó en llegar a los hogares…

EN LA ESPAÑA DE LOS 50 en la ciudad.

Había muchas cosas negativas, por ejemplo, muchos mendigos, y las casas que casi todas en las grandes ciudades eran en alquiler se llenaban de realquilados, gente joven que venían de todos los pueblos buscando una vida mejor, familiares acogidos, colchones por el suelo, los niños hasta en grupos de tres durmiendo en la misma cama, hasta que encontraran su propio medio de vida y vivienda.
VIENE LA INDUSTRIA A SALVARNOS

Comenzaron a venir empresas de toda Europa en busca de mano de obra barata y aquí estábamos los jóvenes con 14, 15 y l6 años dispuestos a demostrar que sabíamos trabajar; obtuvo trabajo nuestro amigo el guitarrista en un taller de tallado de piezas de vidrio para lámparas. Una empresa envasadora de alimentos nos dio trabajo a la mitad de los jóvenes de la calle, que por cierto se llamaba, Calle Juventud. Seguimos yendo al colegio de noche.
Se empezó a progresar rápidamente se le dijo adiós al carburo y a la luz de gas para dar paso a la electricidad y comenzamos a adquirir toda clase de artilugios. Nevera (con lo que ya podíamos comprar para varios días), aquella lavadora rudimentaria con rodillos para escurrir la ropa. Empezaron a haber duchas en las casas, ya no tenías que lavarte por parroquias o ir a las duchas públicas el fin de semana. Compramos una radio, un magnetofón (la niña era muy lista, iba a aprender inglés, aún es hoy que no sabe) lo usó para grabar todas las canciones de moda que sonaban en la radio.
La calle era muy peculiar. Algún organillero se asomaba de vez en cuando dando vueltas al manubrio ofreciendo su música para juntar unas cuantas monedas. Las noches eran tranquilas y en primavera y verano casi todo el vecindario estaba en la calle, sentados en los portales o en sillas que sacaban de los bajos, para charlar mientras veían jugar a los niños, hasta las once o más , de la noche, casi nadie tenía tele. Luego, mas adelante compramos un tocadiscos, la tele, y por fin, un piso a plazos, se ganaba poco pero trabajábamos todos, solo el domingo era fiesta (no laborable).Mi padre se compró un coche y en el 1971 ¡VIAJAMOS A FRANCIA…! ¡Sorprendente! (Por cierto Francia estaba a poco más de cien Km – como de aquí a Lugo).
Los elementos para el mantenimiento de todas esas necesidades creadas y ellas mismas, se manufacturaban aquí, en España, por empresas extranjeras. Holanda regó Cataluña con sus fábricas, MINIWATT fue una de ellas.
SUBIR PARA CAER

Una vez la ola alcanza su máxima altura, solo puede descender, y eso es lo que pasó, hemos tenido que pedir más sueldos todos en esta sociedad que hemos creado, para mantener todo lo que hemos adquirido. Las empresas se nos han ido a otros países que están como nosotros estuvimos hace X años. Estamos colgados del sistema, tan adictos que no sabemos vivir de otro modo y nuestras necesidades nos llevan a comprar toneladas de cosas básicamente innecesarias, mucho más baratas que hechas en nuestro país; pero cada vez que se cierra una pequeña empresa NACIONAL se está matando a una gallinita de huevos de oro, sí, estamos regalando oro a cambio de baratijas. Estamos dando de comer a nuestros vecinos y nuestros propios hijos pasarán hambre muy pronto, si no la están pasando ya.
Sin duda el país más trabajador del mundo actualmente es China. Hace ya bastantes años que emprendió una carrera por hacerse con el máximo del mercado del trabajo manufacturero del planeta. Es el 4º país más grande del mundo, el más denso con 1300 millones de habitantes y salen de sus fronteras la cuarta parte de todo el producto manufacturado que hay en el comercio. Sabe muy bien cruzar todas las fronteras y se acomoda silenciosamente por todas las ciudades grandes y pueblos chiquitos hasta desplazar a los naturales. Exportan muchísimo más que importan, lo que equilibra la balanza económica a su favor y han pasado de ser un país pobre a rico en un periodo de tiempo relativamente corto. No obstante ya se dijo en un principio que bajo este sistema económico no hay futuro y el pueblo chino ha entrado en él muy tarde y con muchas ansias, ya está pagando su deuda con una contaminación debido a esa gran cantidad de industria que se les hace imposible eliminar y está matando ríos e inutilizando terrenos para la agricultura, lo peor, mueren cada año directamente por el veneno que se respira más de medio millón de habitantes. Si siguen así también pueden llegar a ser el cementerio más grande, cuando no crezca limpio ni un grano de arroz. Eso sí, cara al escaparate tienen unas ciudades impecables y modernas.
EL ESPEJISMO DEL PARAISO

El ingenio tecnológico va por delante del consumo, activando en el consumidor el “usar y tirar “para poder comprar el último artilugio que al día siguiente ya tiene competidor en el mercado, todo un mundo de fantasía que se funde bajo nuestros pies. En el planeta hay muchos mundos que carecen de lo esencial, el desequilibrio es muy grande y el llamado tercer mundo nos invade con toda la razón, hacemos una exhibición ostentosa de un medio de vida engañoso; para poderlo mantener tenemos que controlar hasta el último euro, pero los que se aventuran a venir con nosotros de diversos lugares, fuera de nuestras fronteras, les deslumbró el espejismo de un paraíso televisado donde nada más llegar iban a conseguir dinero a manos llenas, pura película, la realidad los coloca a nuestro lado pugnando por un puesto de trabajo, hoy un bien escaso. Llegan como bandadas de pájaros, pero a destiempo y no tienen pensado irse, se aferran como es natural a la supervivencia y para eso aceptan vivir en centros de acogida, comen muchos de ellos en las cocinas económicas (como ya muchos de nuestros paisanos) y no se olvidan de su gente que dejaron atrás, de modo que se las arreglan para mandarles algo de dinero que en sus lugares de origen resulta “el regalo del rey moro “ una bendición. Se arriesgan, vendiendo discos piratas y otras falsificaciones, exponiéndose a que los devuelvan después de todas las vicisitudes que pasaron para llegar.
España tiene fama de ser un pueblo generoso y hospitalario, seguramente por lo que ha sufrido en propias carnes y por los que han tenido que emigrar, no obstante en esta casa común que empezaba a ser cómoda, estamos sufriendo la incomodidad de tener que echar colchones en el suelo para acoger a los de afuera, es cierto que donde comen dos comen tres pero no más, ni la misma cantidad ni calidad, con lo cual estamos retrocediendo en el tiempo.
LAS EMPRESAS HUYEN

Aquellas industrias que a finales de los cincuenta principio de los sesenta vinieron a España buscando mano de obra más barata que en Europa y que nos sacó de la crisis, hoy están huyendo de nuestro país junto con otras muchas nacionales, también buscando mano de obra barata. ¿Quién nos socorrerá ahora?
El sistema de vida mundial ha caducado, se ha de reinventar.
(Publicado en El Periódico de Arteixo Julio y Agosto 2009)
(elperiodicodearteixo.blogspot.com)

No hay comentarios: