miércoles, 7 de octubre de 2009

DIA MUNDIAL DEL DOCENTE: DOCENCIA Y VIOLENCIA ¿QUIEN ES EL CULPABLE?

L. Vilches Moya

Sería simplista decir que la culpa de este gran problema actual lo tiene el sistema educacional, los padres, los maestros, la televisión, etc., puesto que son muchos los factores que influyen en la frágil calidad humana de las nuevas generaciones y de nuestra sociedad actual.

No deberíamos hablar de violencia de género solo por el hecho de que en cantidad son más los hombres los maltratadores y violentos. No nos olvidemos de que este hecho forma parte de la cultura histórica de los pueblos. Los ejércitos, se han nutrido prácticamente al cien por cien de varones. Las artes marciales, el boxeo, la lucha libre, que me perdonen los futboleros: el violento fútbol, el rugbi, con todo lo que implica, y otros muchos mal llamados deportes tienen el sello de agresividad inherente en ellos.

Ahí se educan a los hijos que adquieren costumbres por aprendizaje. La mujer, más débil físicamente agudiza la lengua y se defiende con palabras hirientes que son muchas veces más dolorosas que un golpe, aunque esta forma no es exclusiva de las mujeres. El caos reina en el hogar y muchas veces se proyecta con una ira descontrolada sobre los hijos que acaban apaleados (que no educados ni corregidos por una bofetada que le haría un bien en el momento y la forma adecuada.)

Estos niños en el colegio son rebeldes que no temen a nada, tienen mucha experiencia ante las vejaciones y se enfrentan a los educadores bien intencionados que tienen la batalla perdida y que acaban desmoralizados ante una docencia casi imposible de ejercer. Sin el respeto mutuo muchos de los maestros arrastran verdaderas depresiones a causa de esos energúmenos, pequeño o no tan pequeño ejército de monstruitos, muchas veces a imagen y semejanza de sus padres y a una sociedad permisiva que los protege de fantasmas inexistentes y los convierte en unos auténticos tiranos mal educados, los conduce y los condena pasivamente hasta su último destino al comienzo de su edad adulta: LA PRISIÓN. (Continuará)

No hay comentarios: