jueves, 26 de noviembre de 2009

LA VIOLENCIA DE GENERO ¿CUANDO SE ACABARA? Lucia Vilches

Esta es una pregunta que nos hacemos muchísimas personas, no solamente en los aniversarios del “día internacional del rechazo a la violencia de género”. Todos los días nos acongoja alguna noticia de violencia con consecuencia de muerte. Ya en el territorio nacional durante este año son varias decenas de mujeres asesinadas por sus “amantes”, parejas, sus tiranos particulares, sus dictadores domésticos que con un documento de matrimonio rodean a su pareja y también en muchos casos a sus hijos con un muro de prisión inexpugnable con el que ellos mismos se sienten impunes y más fuerte e invulnerable que el muro que fue de Berlín. Aquel de cemento y acero cayó por conveniencias políticas pero, en realidad ¿a quién le importa si el marido de la vecina mata a palos a su esposa, a sus hijos, a su pareja, si esos individuos viven dándole la espalda a la ley, se burlan de ella, hacen caso omiso a la orden expresa de “alejamiento” que dictan los jueces y que pululan libremente en medio de la multitud manteniendo raptados y encerrados bajo la llave del terror y amenazados de muerte a todos los miembros de la familia a los que considera “suyos” en propiedad como si de auténticos esclavos sin derechos se tratara?

Pues extraño como parezca y ocasionado por la publicidad, quizás no disminuyan los abusos pero es bien cierto que cada vez nos importa a más y más personas, que vemos en estos comportamientos algo inaudito, intolerable y no se acepta ninguna disculpa ni atenuante para estos actos crueles.

A la pregunta del encabezamiento, quizás la respuesta no puede ser específica, no hay una receta milagrosa, sin embargo una cosa está clara: la persona que no tiene capacidad de razonar de alguna manera es un enfermo mental, si es continuado ha de tomar el tratamiento adecuado, vigilado y si es menester recluido, y si es transitorio, con más razón puesto que no se sabe cuándo va a tener otra crisis y ¿de qué sirve que se les ordene alejamiento ni ninguna otra cosa? Si sufren fijación con alguien volverá sin que nadie lo pueda impedir estando en libertad.

El auténtico tema es VIOLENCIA. Solamente el que aprende violencia ejerce violencia. Aquel niño que acribillaba a patadas a todo el que se le acercaba para hacerle una carantoña, y su mamá decía “déjalo pobrecito, es que está enfadado”, o cuando mas mayorcito su hermana o su propia madre le recogía la ropa de la ducha porque ¿cómo lo iba a hacer el niño?, eso no es cosa de hombres y mucho menos fregar los platos, hacer la cama, ya no digamos e impensable ir de recados a comprar a la tienda o al súper, si además se ha hecho adicto al botellón, se ha hecho de un grupo “ultra” deportivo, etc. Mala base para un buen matrimonio. Por el camino nos hemos dejado la violencia en las aulas de los colegios, de alumnos hacia profesores, también de parte de padres, de profesores hacia alumnos, abuso de autoridad, abuso de fuerza ,frustraciones por fallos en la justicia, ilegalidades en todas las direcciones, problemas laborales, falta de los medios económicos esenciales que repercuten en el humor. Ni mucho menos todo esto es justificación para la violencia, solo quiero decir que la maldad se aprende y hay que luchar fuertemente para que no forme parte de nuestra vida.

La última campaña que se les ha ocurrido para la tele habla de la igualdad entre hombres y mujeres, no obstante eso no es en absoluto cierto y hasta que no se consideren con toda honestidad las diferencias será imposible que acaben los enfrentamientos en los que la mujer siempre tiene las de perder, precisamente si existe el abuso y las víctimas son mujeres es porque hay una diferencia esencial. Primero, el hombre es más fuerte físicamente y aunque intelectualmente tengan la misma capacidad no es igual la manera a la que se enfrentan a las situaciones, por el hecho de que el cerebro físico forma parte de un cuerpo femenino o masculino condicionado a impulsos y sentimientos propios de su género. Las necesidades emocionales del hombre y la mujer difieren, por tanto entran en juego el amor y la comprensión, cosas cada vez más en desuso. En realidad el tema es complicado pero creo que es por este camino que los expertos profesionales y las autoridades deberían enfocar los hechos.

lunes, 23 de noviembre de 2009

EL OLOR DE LA FELICIDAD Lucia Vilches Un viejo sueño

Hoy abrí los ojos después de un sueño poco restaurador, inquieto y con prisa por ver amanecer, con algo de ansiedad, como esperando ingenuamente un milagro. La mañana está fría, acaba de caer una tormenta, algo muy cotidiano, sin embargo veo una tenue nubecilla cabalgando desordenadamente con la brisa ,que penetra en mi olfato y me transporta en el tiempo, o quizás me trae del pasado un día, una época, que creí perdida para siempre. Un humo dulce con olor a laurel, a hierbabuena, pino y canela, mezclado con otros evocadores perfumes del despertar de la vida, lápiz de madera de cedro y mina de carbón, de goma de borrar, pegamento y tiza, la primera rosa, la primera sensación sublime e indefinida. Ese conjunto de sentimientos llamados amor, tiene un nido, un templo en el alma, en el corazón. Un fuego perenne encendido con esa chispa, una única tea ardiente que se renueva cada día en cada gesto, en cada mueca, en cada mirada acompañada por una sonrisa amable y soñadora de la persona a la que amas y esperas la sorpresa del día a día lleno de luz, lleno de color, donde una silueta da paisaje al espacio, y da energía a la vida, belleza y voz. Sí, la vida te hace un regalo cada amanecer. Quizás un beso de un niñito, precioso fruto del árbol venerado de Dios, con olor a manzana, leche, pan caliente recién horneado, vino y miel.

Aun hoy en un mundo triste, áspero y egoísta, voy por las calles, grito y te nombro, hablo de ti a otros que como yo aún creen que el lápiz y el papel son los padres de las palabras de consuelo que penetran y quedan escritas a fuego en las tablas de la ley de los corazones. Que estamos conscientes que sobre la piel que reúne en una sola figura la arcilla de nuestros cuerpos, que contienen estas frágiles vidas, quedan tatuadas, esculpidas, las huellas, del amor y del desamor, que la pena no es más que un mal sueño y que el amor se llama eternidad.

Esos seres raros capaces de recuperar un día feliz, en las lunas llenas y en las lunas nuevas, cuartos crecientes y cuartos menguantes, en los días aciagos y en los días soleados, aman y se dejan amar. Acarician con sus manos los deseos alcanzables, acumulando sueños y acunando con sus brazos firmes y decididos esa gran humanidad divina del amor, no dejando pasar ni un solo minuto de felicidad. Reuniendo con la mirada toda la materia y con el corazón el fruto inquebrantable del espíritu del árbol eterno e imperecedero del amor.

lunes, 9 de noviembre de 2009

VEINTE AÑOS SIN EL MURO DE BERLIN

Creo que fué Ramón Calduch, un cantante catalán de los años sesenta que dedicó una bonita canción denunciando la vergüenza de los vencedores y una fracasada victoria que en el caso del pueblo alemán, amargó la vida de muchas familias que se vieron divididas y separadas por una muralla que partió en dos no solo la ciudad de Berlín y todos los puestos fronterizos que quedaron minimamente limitados sino todas las espectativas de miles de personas que después de una guerra atroz, como lo son todas las guerras, se quedaron no solo sin paz sino sin libertad, solo les quedaba la vida, a veces a la vida sin paz y libertad ya no le quedan alicientes, salvo la esperanza del que cree. Una estrofa de la anción decía: " La muralla de Berlín, hoy transita de amargura... llegará friunfando al fin... la piedad y la ternura"..." La muralla de Berlín , la derribará el amor"
No fué el amor lo que derribó esa llamada "muralla de la vergüenza" seguramente fué la conveniencia política, pero costó muchas vidas, aun una sola vida hubiera sido un alto precio, pero hace veinte años la apertura y derribo de ese muro hizo felices en su reencuentro a tantas familias. Muchas lágrimas de alegría. Nos preguntamos. ¿Por qué siguen levantándose barreras que nadie quiere?

sábado, 7 de noviembre de 2009

ESTRASBURGO Y LOS SIMBOLOS RELIGIOSOS

Lucía Vilches

Hay un tema en la calle desde que Estrasburgo ha favorecido la retirada de objetos de culto religioso en lugares públicos. Hay quienes los quieren, naturalmente los que los han promocionado, hay otros que no los quieren y una tercera parte de la población que le tiene sin cuidado.Principalmente la cuestion está con relación al crucifijo, aceptado como símbolo de un gran número de llamados cristianos, que no de todos. Todos los edificios religiosos y templos de todas las fes han introducido la costumbre desde siempre de incluir iconos, imágenes, cuadros, retablos y todo lo imaginable, como símbolos religiosos que han acabado siendo objetos de veneración: cuanta más ignorancia más imágenes, más ídolos, más simbolos... pero aún siendo este uso el resultado de la expresa voluntad consciente de los que los usan hay una realidad: las fes no se pueden imponer, ni forzar a los poderes públicos, hoy aconfesionales, para hacerlas permanecer en centros e instituciones transitadas y mantenidas con los impuestos de una población pluricultural de una gran diversidad de fes. Curiosamente el único templo reconocido y respaldado por el Dios de la Biblia ( o sea de los cristianos) El templo de Salomón no contenía imágenes de adoración por expreso mandato divino.
Bajo el nombre de la tolerancia hay unas actitudes de soberbia engreimiento y falsa condescendencia que priva de libertad y de auténtico respeto a las minorías y a los mal llamados ateos que en su mayor parte lo que son es anticlericales. Recordemos como dicen las Sagradas Escrituras que "Dios hizo de un solo hombre toda nación de hombres " y otra vez " Andamos por fe y no por vista" Estas dos citas del Apostol de Cristo Pablo. Lo que excede de esto es decadentemente humano.

GALICIA - VALLE DE LOUREDA