miércoles, 2 de diciembre de 2009

LA PIRATERIA EN LA INFORMACION CAUSA ESTRAGOS EN LA OPINION . Lucia Vilches

España se está convirtiendo en un gran barrio bajo de rumores que ponen bajo sospecha a individuos de forma fehaciente y todo eso acaba pesando más y ejerciendo más poder en el oyente que el testimonio y las pruebas.

Creo que algunos medios de comunicación, o algunos de los individuos que ejercen esa loable profesión, impulsados por el ansia de llevar al público la primicia de la noticia no miden las consecuencias, que en ocasiones pueden ser nefastas. No sería la primera vez que alguien se haya suicidado por no poder soportar la difamación y ¿cómo nos quedamos si resulta que tenemos parte de responsabilidad.

Un caso muy reciente: una niñita es llevada por su madre y el que hace de padre, el compañero con el que convive, al hospital; las heridas o golpes que tiene son de tal gravedad que le ocasionan la muerte. Los médicos, se supone que escuchan cómo han ocurrido los hechos, no obstante alguien decide sin comprobarlo que la niña ha sido agredida sexualmente y de forma bestial por ese hombre. Si eso llegara a ser cierto, tiempo habrá para que pague tal acto y sufra la humillación pero si no es así se está destruyendo a inocentes que ya están en un estado emocional límite por lo que ha ocurrido, tanto más teniendo en cuenta que el desenlace ha sido muerte. Se comprueban los hechos y se rectifica, la niña se cayó de los columpios, o algo parecido, en el parque de juegos y desgraciadamente los golpes han resultado trágicos. ¿Y el hombre? Hospitalizado por shock emocional, tanto por la pérdida de la pequeña, como por sentirse acosado y acusado. Toda España lo ha señalado como un delincuente sin escrúpulos ¿Cómo se lleva eso?

Ya sabemos que el mundo y sus sistemas sociales han evolucionado para degenerar y que el mal y la falta de conciencia moral se multiplican, pero el morbo popular los supera con creces y la avaricia por llegar el primero a la noticia se ha desbordado. Por qué no le damos la oportunidad al corazón para la bondad y la credibilidad. ¿Dónde está la presunción de inocencia? y ¿porqué condenamos antes del juicio ‘?

Tenemos también el caso bastante reciente de un hombre que por la acusación única y directa de la esposa de haber sido víctima de malos tratos y violación pasa dos años en prisión para que después de sufrir ese terrible castigo de falta de libertad resulte que tal mujer confiese que era todo mentira, se había autolesionado y había mentido por despecho. Ante esto nos hacemos tantas preguntas…. No sabemos a quiénes hacérselas de manera que las respuestas tengan credibilidad. La mentira corre mucho, pero cojea, la verdad viene más despacio de la mano de la razón y del tiempo.

1 comentario:

El señor Gurmendi dijo...

Igualmente la felicito por su blog, el placer es todo mio.

El señor Gurmendi.