sábado, 6 de febrero de 2010

CARTAS AL DIRECTOR ESTRASBURGO. (P. Arteixo)

CARTAS AL DIRECTORLDel Periódico de Arteixo) Respuesta con relación a la carta bajo el encabezamiento QUITARE EL CRUCIFIJO SEÑORIAS.

Sr. D. Santiago Vela: Me tiene usted que disculpar, o me tiene usted que responder, porque me parece inapropiada la forma en que usted aborda el tema de símbolos religiosos en las escuelas. En absoluto es usted, ni ninguna otra persona que se dedique a la docencia, la adecuada para quitar o poner en la pared de un colegio público que es la casa de los niños de todas las fes, donde pasan la mayoría de su tiempo, donde supuestamente se les enseña la paz y concordia, la igualdad y el respeto en esta España nuestra, tradicionalmente católica pero desde hace bastantes años legalmente aconfesional, ningún objeto, símbolo o imagen religiosa perteneciente a una confesión en particular, eso lo puede hacer usted en su casa igual que todos los demás ciudadanos. Eso lo debería hacer, según pienso, la persona asignada por el gobierno para tal acto; supongo que también los profesores han de ser autorizados para colgar cualquier otra cosa en su lugar, a menos que sean mapas, pizarras, ilustraciones sobre historia del arte u otra cosa asociada a las materias que tienen que ver con el aprendizaje de nuestros hijos y por lo que les enviamos a los colegios, institutos etc. La educación religiosa no pende de un cuadro en la pared representando a un precioso bebé recién nacido, ni a un Cristo sangrante crucificado, sino del criterio, conocimiento y fe de los padres de esos niños y jóvenes en el hogar, o en el de aquellos guías religiosos en los que confían estos y en los que delegan parcialmente. Nunca tendría que depender de la política del país continuamente cambiante que gobierna a una población cada vez más pluricultural y más pluriconfesional, que estamos demostrando que nos podemos llevar muy bien siempre y cuando no haya enfrentamientos ni provocación por parte de sectores extremistas.

No hay comentarios: