lunes, 29 de marzo de 2010

LA PASCUA DE JUDIOS Y CRISTIANOS L. Vilches

“La salvación viene de los judíos” Así reza esta frase dicha por el mismísimo Señor Jesucristo en el Evangelio de Juan. ¿Por qué decimos esto precisamente estos días? El motivo es porque tanto judíos como la diversidad de cristianos de todo el mundo confluyen unánimemente en una celebración que comenzó hace ya varios milenios llamada PASCUA.

¿Quiénes fueron los primero s en celebrarla, de donde viene ,qué significado tuvo y tiene hoy día, porqué ha traspasado los límites del judaísmo y por qué lo celebra la cristiandad, por tantos siglos enemiga?

Según se cree alrededor del 1500 A.de Cristo, el pueblo de Israel se dispone a salir de aquella gran potencia, Egipto. El Todopoderoso Jehová o Yahvé, después de haber humillado a todo el panteón de dioses ídolos con las conocidas diez plagas, en la persona del faraón según se creía (hijo del dios más poderoso AMON-RA) hirió de muerte a todos los primogénitos incluyendo al heredero. El ángel ejecutor entra en todas las casas para cumplir su comisión, excepto en las que tienen la señal sobre las puertas y dinteles, con la sangre del cordero que degollaron y comieron esa noche obedeciendo a Dios por Moisés para la salvación de sus vidas. A ese pasar por alto las casas marcadas tanto de israelitas como de egipcios obedientes a la Palabra, se le llamó “LA PASCUA” que quiere decir EL PASO (del ángel para salvación) Marcó también la liberación y el comienzo del viaje a la Tierra Prometida (La Palestina de hoy) y una serie de celebraciones conmemorativas que desde entonces llevan a cabo la nación y el pueblo judío por todo el mundo

¿Y hoy para los cristianos que significa? Cristo como judío no solo celebró sino que restauró y renovó LA PASCUA, aquella misma PASCUA judía. Comió en “comunión” con sus amigos más íntimos el cordero; simbolizando con pan y vino su cuerpo que había de ser sacrificado, les prometió El Reino de los cielos y se presentó a sí mismo como UN CORDERO de mayor valor. Esta presentación ya la había hecho antes un profeta singular, Juan el Bautista, cuando Jesús con 30 años de edad fue a bautizarse y Juan pronunció las siguientes palabras, “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” . Invitó primero a aquellos y con ellos a toda la humanidad que quisiera, para que PASARAMOS de muerte obligatoria a causa del pecado, a vida, gracias a su sacrificio (como cordero de PASCUA) semejante al que salvó a los judíos representativamente pero de mucho más valor.

Lo que marca la fecha exacta de la celebración es el calendario lunar que es cambiante con relación al nuestro.

Aquel primer acontecimiento ocurrió una luna llena de primavera, precisamente la más cercana a la luna nueva del equinoccio de primavera. En el calendario judío el día l4 del mes Nisán. La última PASCUA que celebró Jesús cayó en viernes. Este año nos lleva a la noche del día 30 martes. La iglesia católica ya ha celebrado el principio de la semana con el domingo de ramos, la Pascua de Resurrección es el último día, en medio, jueves y viernes santo y el pueblo judío mundialmente en nuestra época lo celebra el 15 de Nisán, (el próximo miércoles), catorce días después de la luna nueva más cercana al equinoccio de primavera, el día en que el sol la luna y la tierra están perfectamente alineados (llamada tambien luna negra o astronómica)

Como se puede ver, nada es casual.

Euquel Da Luce

lunes, 22 de marzo de 2010

DIA DE LA POESIA La nana del niño no nacido.L.Vilches Moya

DIA DE LA POESÍA ( Nana del niño no nacido) L.Vilches Moya.
El Despertar.

Cántame una nana madre
que me despierte.
llámame despacito
que quiero verte.

Calidez de tu seno
madre querida.
Dame luz de tus ojos
luz de tu vida.

Déjame madrecita
que yo te llore,
y acuname en tus brazos
que son amores.

Resuenan las campanas
tocan a muerto.
¿Ya no me cantas madre,
que no despierto?

El niño tiene cuna
féretro blanco.
La barca de la Parca
le vá llevando.

¡Ay nana mi mamita
nanita ea.
Se me escapa la vida
con la marea.

Ya no podré traerte
pomos de flores.
Ni silbar la canción
de los ruiseñores.

No subiré cantando
por las veredas
Ni celebraré nunca
las primaveras.

No cantaré el amor
en las celosías
Ni recitaré nunca
una poesía.

Me mezclaré en el verde
de la pradera.
Tierra para la tierra
flores de cera.

Quíereme madrecita
que tengo miedo.
Tu calor y caricias
me dan consuelo.

Cántame una nana madre
que me despierte.
Que tengo malos sueños
y quiero verte.

Despierta dulce angel
luz de la luna
que tu madre te espera
vela tu cuna.

domingo, 14 de marzo de 2010

EL MUNDO ES UNA PRISIÓN Una pequeña historia de amor ( en tiempos revueltos) L.Vilches

La gran ciudad era una cárcel enormemente grande, desprovista de calor y amparo. Calles interminables reflejando el empedrado empapado por la lluvia en las llorosas pupilas que albergan una profunda tristeza y soledad, una soledad indescriptible, de una ausencia ilógica e inevitable .Una separación incoherente, sin sentido le dejó el corazón vacio y los pies sin rumbo, deambulando sin destino, sin meta por una ciudad que conocía como la palma de su mano, sin embargo ahora era inhóspita, fría, desconocida y rara. Sus pasos sobre el asfalto dejaban las huellas de unos zapatos de tacón inundados por la lluvia, su única aliada, desesperadamente triste, llorosa, mezclando las finas y persistentes gotas templadas de otoño con las lágrimas adolescentes de su alma solitaria. Evitando mecánicamente tropezar con la gente que totalmente ausente a su dolor invaden las calles y se paran hipnotizadas por los bellos e iluminados escaparates que ofrecen sus mercancías, para ella no eran más que viandantes sin rostro que seguramente arrastraban sus propias penas ,o conformistas resignados aceptando de la vida sin discusión las sorpresas indeseables del camino .La sensación de soledad era inundante y en ese momento el mundo le parecía que era muy grande, demasiado grande para elegir el cierto camino. ¿Qué haría ahora? sola sin él, a nadie le importaba ni siquiera su existencia, o por lo menos así lo creía ella. Volvería esa noche a su hogar, con su pena y con una sonrisa, que nadie sepa, que nadie sospeche de su vacio, su soledad y sus miedos. Es como si se le hubiera enredado una red en el corazón que le impidiera respirar. Tan solo hacía una hora y tras un abrazo de despedida él se subió a aquel barco, lleno de serpentinas, entre sonrisas y lágrimas de otros muchos que despedían a sus familiares. El buque era tan alto que apenas lo pudo ver para darle el último adiós mientras se iba alejando del puerto y poquito a poco se lo tragó la oscuridad del mar, aquella sombra le congeló el alma. En sus oídos resonaban sus últimas palabras, palabras de amor “volveré porque te quiero” Te esperaré siempre (le dijo ella), Siempre era mucho tiempo cuando no se sabía cuánto. No iba a hacer las Américas sino a una prisión por atreverse a pensar, a diferir y a ser pacífico hasta los límites de la desobediencia.
Pasaron los días, los meses y los años, con sus otoños e inviernos, duros fríos y desesperanzados. Pero cambiaron las leyes, murió el tirano y su cohorte, florecieron nuevas primaveras, volvieron los desterrados y brilló el sol. El regresó y ella le seguía esperando ¡La libertad tiene un precio!
No hay precio que pueda restablecer la privación de libertad a la que se sometió a más de 500 hombres jóvenes en España entre los años 1960 a1975, y hasta los ochenta. Algunos de ellos pasaron 12 irrecuperables y preciosos años de vida por sus convicciones religiosas y su conciencia cristiana con relación a aprender la guerra o participar en ella. Hay otros muchos que por no transigir de sus ideales compartieron la misma suerte, sufrieron una mutilación irreparable en sus vidas, pero casi nadie se acuerda de ello. Cuando la memoria muere, se pueden volver a cometer los mismos errores e injusticias.
.