sábado, 8 de mayo de 2010

EL MAS HERMOSO DE LOS LIBROS (niños acogidos)

¡Qué diversidad de mundo tan multicolor, tan bello y a la vez tan conflictivo! A lo largo y ancho del planeta, unos viven como si solo existieran esos pocos kilómetros que conocen mientras que otros deambulan de aquí para allá, gentes de todas las etnias lenguas y costumbres buscando un lugar de reposo donde afincar su hogar, un techo y el pan de cada día. Llevan consigo sus pertenencias, muy escasas, si acaso una pota para cocinar y un utensilio cualquiera que les sirva para cargar agua. Escapan del hambre, escapan de la sequía, escapan de las tormentas torrenciales. Cada día es una apuesta a la supervivencia, todos juntos, padres amantes e hijos queridos y arropados, no por las escasas ropas andrajosas y los zapatos de suela de piel natural endurecida por el callo del uso, sino por el calor del amor. Eso es casi todo lo que le pueden dar a sus hijos. Comparten lo poco que consiguen y aún con muchas carencias, sonríen, son felices entre otras cosas porque están juntos, y dentro de esa miseria es verdad que económicamente son muy pobres pero no dudemos que son ricos en otros sentidos.

Luego están los otros, esta raza, proyecto de hombres y mujeres chiquitos que cada día luchan por sobrevivir sin padres ( en todo el sentido de la palabra) sin patria (parias del mundo) y sin amor (fraternal), que van creciendo en medio del odio, la avaricia, el vicio, la mentira la droga y la prostitución. Algunos de ellos y ellas se venden voluntariamente a cambio de un poco de cariño fingido y protección malsana, que miran a la gente que les rodean con desprecio, desean lo que los demás tienen y odian, porque a ellos se les ha negado. Tristemente el pertenecer a este o aquel grupo social es electivo de adultos, para los pequeños en estas condiciones es una imposición.

¿Podemos imaginarnos a un niño o una niña con 5 o 6 años portando droga por su voluntad, o permitiendo abusos o maltratos de forma consentida? Naturalmente que no. Una familia no puede nunca ser un claustro cerrado donde impere la ley del silencio y donde todo es permisible. Entonces podemos comprender a profundidad la necesidad imperativa, no tanto de conseguir una vivienda, o una mesa puesta dos o tres veces por día (que también es necesario) sino del calor de un hogar, una caricia sincera, un abrazo, en fin, compartir sentimientos, conseguir ver realmente una familia donde solo había jirones, retales de lo que pudo ser. Ofrecer eso a un niño es trabajar el interior desde el exterior, es poner no solo la voluntad sino la mano guiadora para enmendar la plana y hacer recto el renglón torcido de esas jóvenes almas que andan frustradas y con rebeldía ante las injusticias que les ha tocado sufrir y que, aunque lo anhelan , desprecian con orgullo el amor que se les brinda, o lo reciben con la inquietud y la desconfianza de quien ha sufrido decepción , justamente de parte de aquellas personas que los debieron amar por ley natural pero no quisieron o no supieron hacerlo.

Las familias acogedoras son hogares con largas jornadas de puertas abiertas con el objetivo y la resolución altruista de moldear y guiar la mano en la escritura de la vida de estos niños, hasta conseguir una lectura atrayente envuelta con espléndidas cubiertas: un libro de lujo.

sábado, 1 de mayo de 2010

CEMENTERIO NUCLEAR ( 26 de abril 24 años de la tragedia CHERNOBIL)

En la provincia de Córdoba en El Cabril se encentra el único cementerio de residuos radioactivos de España, donde se supone que permanecerán encerrados hasta que los isótopos radiactivos dejen de ser activos. Se calcula sobre 300 años hasta que dejen de ser peligrosos.

Según la revista “El Semanal”28.200 metros cúbicos de residuos han sido depositados y almacenados en este lugar que está al 60 por cien de su capacidad. Al día de hoy nadie duda de la peligrosidad de esta carga de la que el ingenio científico no ha sido capaz de desintegrar, hacerlo inocuo y que no represente un daño para la salud, tan solo han sido capaces de supuestamente evitar los efectos enterrándolos en cemento.

También se deposita en ese lugar basura tóxica de 600 laboratorios y hospitales que generan 2000 toneladas al año.

¿Qué piensa la población sobre tener tan cerca ese plus de peligrosidad?

A los vecinos en general no les inquieta el riesgo, más bien les molesta que no les haya traído riqueza y que la mayoría de trabajadores sean de fuera de la región .

Este basurero está ubicado en la zona más sísmica de Andalucía.

El accidente de Chernóbil dejó un balance incontable de muertos, ciudades enteras evacuadas (aun hoy son ciudades fantasmas) y 24 años después siguen naciendo niños que desarrollan cáncer linfático. Buscando energía alternativa económica se paga el precio más alto por ella.