viernes, 25 de junio de 2010

CUAN IMPORTANTE ES LA HISTORIA ESCRITA ( L.Vilches M.)






¡CUÁN IMPORTANTE ES LA HISTORIA ESCRITA!

La escritura surgió por la necesidad de perpetuar las vivencias. Podría decirse que es la memoria del mundo y mientras la traslademos a nuestra memoria por la lectura permanece vivo.

La escritura ha existido desde el principio de los tiempos. No hay historia confiable y verificable de la humanidad sin la escritura. Se han encontrado escritos cuneiformes sobre tablillas, tan lejanos en el tiempo como 3300 años antes de Cristo, en Mesopotamia, donde se encontraron fragmentos de dichas tablillas y donde empezó todo lo referente a las civilizaciones del género humano. Se le ha llamado escritura cuneiforme porque se plasmaba sobre láminas de arcilla tierna con un lápiz con forma de cuña, y la posición de los caracteres formaba palabras.

Ya en aquel tiempo había escuelas con profesores muy cualificados, hombres sabios que tenían el alumnado a sus pies y estudiaban por años bajo su cuidado, así lo muestra la arqueología en el caso de Ur de los Caldeos. Esos centros eran como una especie de universidad remunerada por los padres pudientes, se llamaba “La casa de las tablillas” precisamente por el sistema de escritura con el que estudiaban todas las materias. Todo fue evolucionando y surgieron muchas formas de escritura y muchas más materias objeto de estudio y debate, hasta cultivar la escritura por sí misma como centro de dedicación y profesión. Escribas, religiosos, historiadores, astrólogos y astrónomos con sus teorías y filosofías, aventureros, cuentistas y fabricantes de leyendas, teólogos, teóricos… Muchos fueron los que pusieron por escrito sus experiencias, vivencias, estudios y sueños. Mucho del material que se ha conservado hasta nuestros días tiene un contenido cuyo parecido a la realidad son coincidencia, pero coinciden porque en su mayor parte han surgido de historias verdaderas de pueblos enteros que sin haber cultivado el don de la escritura y lectura se pasaban sus historias familiares desde la antigüedad de forma oral de padres a hijos, eso conlleva una serie de imaginaciones fantásticas a veces muy fascinantes, pero no debemos olvidar que el “parecido a la realidad, es coincidencia” y que, lo que tiene solo rastros de verdad , no deja de ser mentira, por esa causa la historia escrita superará a la tradición oral.

La escritura cuneiforme se utilizó para varias lenguas mesopotámicas. Aquella zona que fue Babilonia, entre los ríos Éufrates y Tigris, donde dice la Biblia que estuvo El Jardín del Edén, y que hoy la ocupa Irak fue una tierra sumamente fértil donde florecieron importantes civilizaciones, se asentó la semítica (Descendientes de Sem, primer hijo de Noé) y como vemos, donde comenzó la cultura de la escritura. Por el mismo tiempo o poco después, en Egipto hubo una gran revolución cultural gracias a la invención de unas láminas flexibles que se llamaron papiro (precursor de nuestro papel). Era el producto de la planta parecida a caña que se cultivó principalmente en todos los aguazales del Nilo. Después de un largo proceso se conseguía una pasta fibrosa que entretejida como la tela (trama y urdimbre) el resultado eran láminas delicadas y flexibles donde se escribía con pluma y tinta por la parte horizontal de la plana. Esto revolucionó la escritura y se extendió por todo el mundo conocido desde Egipto, por Alejandría, creó una importante industria que se proyectó y extendió por las rutas marítimas de sus puertos que cubrían todo el Mediterráneo con sus productos, además del papiro. La biblioteca más grande del mundo antiguo llegó a ser la de Alejandría con más de medio millón de obras literarias o volúmenes, dicen que hasta 700.000.

Lo primero, o por lo menos la alusión a lo primero que ha quedado escrito, es una bellísima prosa poética. La del Génesis “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Ahora bien, la tierra resultó sin forma y desierta, y había oscuridad sobre la superficie de la profundidad acuosa. Y el Espíritu de Dios estaba moviéndose de un lado a otro sobre la superficie de las aguas. Y procedió Dios a decir “Llegue a haber luz” entonces llegó a haber luz…
Un poco más adelante tenemos poesía pura de parte de Adán cuando Dios le entregó a Eva por esposa.

“Esto por fin es hueso de mis huesos
Y carne de mi carne.
Esta será llamada Mujer
Porque del hombre
Fue tomada ella.”

Otra poesía la compone un descendiente muy cercano a Caín llamado Lamec para sus esposas Ada y Zila.

“Oigan mi voz, esposas de Lamec.
Presten oído a mi dicho
A un hombre he matado
Por haberme herido.
Sí, a un joven por haberme dado un golpe
Si siete veces ha de ser vengado Caín.
Entonces Lamec, setenta veces y siete.

La Biblia es el libro de contenido poético por excelencia. Tanto bendiciones pronunciadas por los Patriarcas, como las maldiciones, importantísimas profecías con cumplimiento tanto inmediato como de largo alcance están cargadas de un gran contenido poético bellísimo, emocionante, con gran sentido y simbolismos sorprendentes que dan mucha fuerza a la escritura, creando imágenes mentales que hacen inolvidable el contenido y mensaje según lo vas leyendo. Dos poetas magistrales El rey David con sus salmos, únicos desplegando sentimientos de amor y confianza en Dios. Luego Salomón con su libro “El Cantar de los Cantares” Otros la llaman “La canción Superlativa del Amor frustrado de Salomón”, donde narra de todas las palabras melosas y ofertas de suntuosidad de parte de Salomón hacia una bellísima y morena campesina que lo rechaza porque su verdadero amor es un simple pastor del que está totalmente enamorada y es correspondida. Salomón lo escribe de forma sublime, como él mismo dice “El congregador (él mismo) halló las palabras deleitables de verdad” Esas palabras inspirabas y bellamente escritas de amor, han quedado conservadas para deleite nuestro si las queremos leer.

Ante nosotros tenemos el mundo real y el mundo de la fantasía y gracias a todos los que han mimado la escritura, hoy tenemos una historia, unos pedestales donde apoyarnos, donde están nuestras raíces y persisten por voluntad de Dios y /o del escritor unos valores morales que existirán mientras exista humanidad en el hombre (esa porción espiritual). Es debido a la mente imaginativa del ser humano que es capaz de ver salidas donde todo son muros infranqueables, que vamos a sobrevivir, que este mundo de fantasía desarrollado en los corazones pero plasmado en los libros, tanto en prosa como en rima, en escritura cuneiforme, papiro, rollos, libros en papel o virtual en pantalla, que en medio del caos, la mentira, la corrupción, el racismo, el nacionalismo que lleva a los odios y crímenes individuales o en masa, todo ello llevado a cabo con la más refinada falsedad e hipocresía hasta límites inconcebibles,. Inaceptables para la razón, la humanidad va a sobrevivir.

Vamos a sobrevivir porque amamos. Porque la vida es la más fehaciente prueba del amor de Dios y sin embargo estamos dispuestos a darla por un ideal, sin tener en cuenta a los que Le han defraudado, culpado de nuestras propias maquinaciones y aún en contra de confesiones de aconfesionalidad, no cabe duda que dentro de nuestro corazón, de nuestra alma, cohabita la esencia de la fe. Ese testimonio nos lo da la historia del pasado que al quedar escrito nos da la base y junto con nuestra vivencia y cultura actual pasa como herencia a las nuevas generaciones, o sea a nuestros hijos.

Lucía Vilches

No hay comentarios: