domingo, 13 de junio de 2010

LA FE ESENCIA DEL HOMBRE L.V.Moya

Cuando la tristeza no puede consolarte muriendo, se introduce por los túneles de las fantasías, dando vida a las sombras, a las nubes, al viento y llenando de voces el firmamento oculto de los sueños, del jardín de infancia de los niños olvidados en el tiempo de nuestro corazón, que naufraga cada día sujetándose a la tabla carcomida de la adolescencia, corta feliz y añorada, donde todo era posible y no te sobrecogían los pensamientos negativos ni de la ausencia de nadie.
Todo era posible porque éramos jóvenes y la muerte no entraba en nuestros planes de vida, era una enemiga rara que nos miraba de lejos y no la identificábamos como un pariente cercano, que tarde o temprano nos iba a visitar. Ella, muy solemne llama a la puerta, o mejor dicho, la empuja y sin siquiera escoger, toma a alguien cercano y nos destroza la existencia, nos arruina la alegría y se ríe de nuestra ingenuidad , dejando solamente en nuestro cerebro el eco de sus voces, la imagen de su silueta y el deseo ferviente de no perderlos para siempre .
Ese es el momento, en que la fe es la esencia, es el soporte de la esperanza, rebasa al dolor, no se resigna, abre sus alas y puertas en la oscuridad, enciende luces para que podamos seguir caminando , mirar al mar mirar con respeto al cielo y vivir.

No hay comentarios: