sábado, 25 de septiembre de 2010

DIOS EXISTE. DIOS NO EXISTE ¿EXISTE DIOS?

¡DIOS EXISTE! ¡DIOS NO EXISTE! ¿EXISTE DIOS? (Art. opinión)
L.Vilches.
Todo estaba claro. Dios hizo el mundo y creó todos los seres vivos “según su género” e hizo al hombre a Su imagen y semejanza,”macho y hembra lo creó” y los colocó en el “Jardín de Edén.” SEGÚN DICEN las Escrituras Sagradas ese lugar estaba entre los ríos Tigris, Éufrates (aún conocidos hoy), Fisón y Gehon (ya inexistentes). El mundo cristiano y no cristiano creía en Dios, era algo que no solo por doctrina sino que por inercia nadie lo ponía en duda y si alguien dudaba se cuidaba muy bien de decirlo, las reacciones lo podían poner en una posición social peligrosa, inmediatamente tildado de ateo o peor aún, hereje, endemoniado, brujo o bruja, o a saber cuántas más cosas, te podía costar la vida. Fue un tiempo en el que La Biblia era un libro “tabú” y toda la interpretación la daban las iglesias, muchas veces con una respuesta rápida: “Es un misterio”. Las preguntas y dudas quedaron presas dentro de las personas con inquietudes como en una olla a presión a punto de estallar.

Llega Darwin, un científico naturalista que hace un estudio sobre lo que él llama “El origen de las especies” dando paso a la llamada TEORIA DE LA EVOLUCIÓN, basada en el parecido físico; dibuja una cadena en la que el hombre es el último eslabón y nombra un PROTAGONISTA: El ESLABON PERDIDO o sea, la criatura simiesca, medio simio, medio humano, que resulte la unión entre la bestia irracional y el ser humano racional, emocional y moral. Sin este o estos llamados eslabones perdidos, no hay un paso sino una gran sima entre el animal más inteligente y el hombre más torpe que pudiéramos encontrar en la faz de la tierra.

Cada día que pasa está más claro que los parecidos físicos son diseño pero en relación al hombre la verdadera diferencia está en la mente, en otras palabras, en la capacidad de pensar, inventar, dilucidar, discernir, evaluar, decidir, actuar y muchas cosas más, como la capacidad de diseño, reflexión, cambio de opinión a partir de nuevos conocimientos o por convencimiento de argumentos ajenos que se nos comunican desde el exterior, con unos razonamientos más actualizados y mejor basados que los concluidos por nosotros. Las obras materiales de la inteligencia e ingeniería humana nos colocan seguramente a miles de años luz de cualquier otra forma de vida que pueda existir o haya existido en la tierra.

Jardines, ciudades, palacios, rascacielos, estanques y fuentes de gran belleza de luz y color, la agudeza e ingenio creativo del ser humano no tiene límite intelectual. El placer por la lectura, la escritura, la música; el interés por el conocimiento de todo lo que nos rodea: la fauna y la flora de la tierra y el mar, el interés por el universo y toda su sabiduría, Todas estas cosas y muchas más, nos colocan en medio de todas las formas de vida, en un lugar privilegiado. La capacidad de decidir dónde vivir y qué hacer con nuestra vida, también nos distingue. Podemos diferenciar entre lo bueno y lo malo, y poseemos el sentido moral para negarnos a nosotros mismos cosas que si las hiciéramos dando rienda suelta a nuestros impulsos podrían perjudicar a otros, así que nos retraemos de hacerlo, lo que nos proporciona un sentimiento de bienestar.

Todo esto y muchas más cosas incontables nos conducen a la pregunta, afirmación o incógnita que lleva de calle a muchas personas desde hace ya bastante tiempo. Desde que unos autobuses públicos por varias ciudades de Europa llevaron un mensaje de origen misterioso en forma de cruzada anti dios. En Barcelona, Madrid, Coruña y otras ciudades, el lema era “Probablemente Dios no existe, deja de preocuparte y disfruta la vida”. Se sabe quiénes son los responsables de tal anuncio pero por más explicaciones que dan sobre el motivo por el cual lo han paseado en varios autobuses de línea de forma que impactara en la sociedad con estas palabras tan punzantes y tan extrañas no convencen. Por otro lado ¿a quién va dirigido el mensaje?


Primero, ya la palabra “probablemente” conjetura, que no asegura. A partir de ahí el aconsejar sobre lo que puede o debe hacer con su vida el no creyente es un lapsus mental, si la invitación que se hace es de pasar por alto leyes o normas de convivencia va a tener que dar cuentas de ello, tanto si es creyente como si no lo es. Vivimos en un sistema de cosas que todo lo que hacemos influye o puede influir en todo nuestro entorno, familia, amigos y de rebote a muchos más. Después, ¿Qué pasa, que los que creen en dios no disfrutan de la vida? ¿No será que los que tienen miedo a la existencia de Dios son los que de verdad no disfrutan a plenitud de la vida porque sus actos le llevan a una mala conciencia y les conviene que no haya ningún Ser Supremo a quien agradar o desagradar? Una explicación que ha dado el presidente de este organismo de “Ateos librepensadores” es que el mensaje no pretende ofender al creyente sino evitar que el no creyente sufra el terror de creer que va a ser castigado con los fuegos del infierno debido a sus pecados. Pero ¿Qué problema hay? Si no cree, mal se puede asustar por lo que no existe; si ese es realmente su propósito, aquí hay un grave problema de entendimiento: ¿son ateos o anticlericales? Después de todo ha sido durante siglos que auténticos ejércitos de religiosos son los se han dedicado a comunicar al mundo la imagen de un dios vengativo, rencoroso y hasta cruel que no va a dejar “títere con cabeza” si no somos buenos, pero enseñar, lo que se dice enseñar la Palabra de Dios, La Biblia, eso era más costoso, así que se optó por el camino corto, el miedo al castigo eterno, lo que ha dado pié a estos llamados “ateos” a emprender cruzadas en pro del ateísmo y al hacerlo han caído en el mismo error paternalista de los líderes religiosos de todas o casi todas las confesiones, cristianas o no cristianas, que ponen en duda la inteligencia y buen uso de la razón del pueblo llano. Los unos, protegiéndonos del mal por el temor al castigo y los otros nos liberan del temor al castigo matando a un dios que por otro lado de ninguna de las maneras puede existir en tal forma, siendo que teniendo en cuenta todos los beneficios que nos rodean en el planeta no puede haber más que un Dios amoroso que nos ha dejado, quizás demasiado a rienda suelta porque así lo ha elegido la humanidad libre. No debemos olvidar que la palabra más apreciada y por lo que han luchado todos los pueblos del mundo es: LIBERTAD. Cuando las cosas nos salen mal por elección propia o inducida por otros, vamos y le echamos la culpa a Dios, pero si El nos dice lo que tenemos que hacer para que nos vaya bien, lo rechazamos. Todo esto forma parte de un mundo que de verdad SE HA VUELTO LOCO

(Referencia informativa A.F.P.)

domingo, 5 de septiembre de 2010

LA VIDA ERA AGUA L.V.Moya

(Susana. Te dedico este mi último poema)

LA VIDA ERA AGUA.
L.Vilches Moya

De la playa observaba las olas
Estirarse al subir la marea
Como piel oceánica cubriendo la arena
Filtrándose en ella
¡”Cómo llenas de espumas sutiles,
Cómo fundes las livianas huellas,
Borrando los sueños plasmados en ellas”¡

Y pensé que la vida era agua
Que movía sin son la marea
Que al llegar a una playa, dormida quisiera,
descansar de ese mar que la lleva
Y quedarse varada en la orilla
Convirtiéndose en ola de seda
Recreando sus sueños de soles
De noches y auroras, de luna y estrellas.
Para al fin acabar, tristemente
Derrotada cual ola en la roca.
¡ Despiadada e impávida piedra!