jueves, 25 de noviembre de 2010

DIA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO.¿.VAMOS A ACABAR CON LA VIOLENCIA MACHISTA?. Cuestión de educación.

… 25 de nov. dia internacional contra la violencia. L Vilches

No señores, no es verdad que se pueda acabar con la violencia de género, ni ahora ni nunca. Tampoco es verdad que la denuncia persuada al violento o violador a cometer sus fechorías. No es cierto que el hecho de que un Sr. Juez dé orden de alejamiento, eso signifique que se cumpla. Desde que se anima a las mujeres a denunciar a sus maridos por malos tratos y a esos individuos se les ha enfrentado a un grupo de especialistas para que sopesen o valoren su comportamiento, un gran número de ellos se vuelven más tozudos y más violentos y lo paga la de siempre, la esposa y de rebote también los hijos.
Pienso que por lo menos hay tres puntos que no se están tomando en cuenta o por lo menos no se están valorando como es debido y como resultado está perjudicando a todos los hombres en general , sobre todo a aquellos que de alguna manera llegan a los tribunales denunciados por mujeres (no necesariamente las suyas). Como ya estamos todos abducidos por la publicitada maldad varonil de la “violencia de género”, la denunciante ya va con , muchos, puntos a canjear en su favor, para eso es mujer. ¿Ustedes no lo sabían? Hay mujeres que se dedican a denunciar a su marido o a otro que no lo sea y, en palabra contra palabra, en un juicio, rara es la vez que el fallo no sea condenatorio al varón.
¿Qué motivo podría tener alguien para esas denuncias? Muy sencillo, o venganza o económico o las dos cosas. Tiempo atrás se habló del caso en España de una mujer que denunció a su marido por violencia y violación, el hombre pasó dos años en prisión y luego ella confesó que lo hizo por despecho o por venganza. ¿Cómo se cura eso? ¿Cómo se paga de parte del culpable o de la justicia esos fallos cuando se le ha privado de libertad y además se ha tenido en sospecha el honor y buen nombre del que se había hecho acreedor durante toda una vida, ese en particular que es inocente? Tal hombre quiere morirse cuando ve que le han dado crédito a una embustera embaucadora o una tarada mental. ¿No deberían asegurarse antes de dar un veredicto si es un individuo sano mental o denunciante compulsiva quienes hacen esas denuncias, en lugar de considerar si es un hombre o una mujer el denunciado, cosa que no debería tener ninguna consideración a la hora de hacer justicia? O acaso ¿no es verdad que un principio básico de la ley es que «Todos somos inocentes hasta que se demuestra su culpabilidad”? No obstante parece que no es así si el que está en el punto de mira es un hombre denunciado por una mujer
Hay casos verificables de mujeres separadas un tiempo considerable que después de hacerle la vida complicada a su ex se compincha con su hija ya mocita que no tiene relación afectiva alguna con su padre porque a este se le ha impedido la convivencia, que le han denunciado por abusos sexuales cometidos en la niñez. ¿Es posible? Solo debería darse crédito con pruebas, pero unas palabras le condenan y tiene que resarcir económicamente, hasta posiblemente con prisión. Si la acusación es mentira como ocurre muchas veces, ese hombre está muerto, verá en los ojos de la sociedad, incluyendo de sus amigos, la sombra de la duda, no podrá decirle ni siquiera un cumplido a una niña sin levantar sospecha y estará señalado para el resto de su vida. Ante esta posibilidad merece la pena tomarse un tiempo especial para verificar antes de condenar o acaso VEREDICTO ¿no significa etimológicamente: “dicho verdadero” algo parecido a VERIFICAR la verdad?*
Segundo, los hombres violentos con sus esposas y sus hijos. Habría que averiguar si ese hombre fue un joven violento, si su padre o su madre lo fueron con él. Hay algunos hombres que normalmente imprimen en los hijos varones unos valores ridículos de que si no impone su palabra y su voluntad en el hogar, no es hombre, ni jefe, ni dueño de la familia. En esos hogares rige una sola ley, la de él y si otra, como la del estado trata de establecerse y se cruza en su camino, simplemente MATAN.
Algo que no entiendo ¿ Por qué si cualquier paisano que va por la calle y es agredido por un desconocido tiene este que pagar hospitalización, daños y perjuicios además de otros daños que se le podrían imputar? sin embargo, si es el marido quien manda a su esposa al hospital, eso es atenuante, aunque parezca que le ha pasado un coche por encima o le falte un ojo.
Todas las personas que muestran con violencia su aversión a la sociedad que le rodea, sin importar que sea a su propia familia o a los demás, hay que separarlos, aislarlos, en programas de curas mentales y si no tienen cura, la solución no es dar protección a la víctima y dejar suelto al delincuente cuando se sabe con seguridad que no se ha curado, esos comportamientos se repiten todas las veces en que se le presenta la ocasión porque no han concebido otra forma de actuar. La educación empieza desde pequeñitos y hace falta muchísima voluntad, reconocimiento del problema, del mal cometido y ayuda para que esta gran lacra social desaparezca. A estas fechas de octubre y desde enero en España se han asesinado creo que 55 mujeres a manos de sus maridos o parejas, sin contar a los niños.
Hay grandes cantidades de mujeres violentas que tan solo les falta la dosis de fuerza física para hacer lo mismo que los hombres. A estas mujeres los hombres en muchos casos las abandonan o se divorcian de ellas porque al contrario que les pasa a las esposas, ellos dependen de sus propios medios económicos para sobrevivir. La mujer cada vez es más dependiente del hombre, principalmente por las necesidades materiales que requieren los hijos. Luego Hay que tener en cuenta que si de las 55 mujeres asesinadas, 43 nunca habían puesto una denuncia ¿pueden imaginar cuántas miles de mujeres están siendo maltratadas? Por eso en un principio hice la alusión a que este era un problema sin solución. Si cuando se comprueba un hecho la ley y la justicia fueran lo suficientemente firmes, habría un rayo de esperanza para tantas mujeres y tantas familias que sufren calladamente la tiranía de esos fieros Hitler que reinan en sus imperios domésticos.
Hace unos años escuché decir a una mujer separada todavía joven y con hijos menores, que por desgracia para ella todavía amaba al causante de sus males: “Gran culpa de esta situación la tienen las santas madres, unas por haber aguantado el primer acto de violencia de parte de su pareja y otras por educar a los hijos varones con unos conceptos y licencias que no se les da a las hijas”.
No importan las leyes que rijan en el exterior, ellos en su mundo son y serán dueños de vidas y haciendas.


*Veredicto: del latin vere: verdadero y dictus: dichos.
Se usaba solo para descargar de culpa al acusado sin pruebas

1 comentario:

Amanda dijo...

Sé muy bien de lo que hablas Lucía, yo fui una niña maltratada desde que nací hasta que me fui de casa.El daño es sólo superable a base de muchos años porqué influye en el caracter y en la forma de actuar frente a la vida.Recuperar la autoestima es lo más difícil junto a conseguir superar el rencor y el miedo.

Si hay alguien a quien castigaría más duramente que a esos hombres, es a las mujeres que acusan injustamente a sus maridos de maltrato, por el motivo que sea.No se imaginan el daño que hacen a las que de verdad sufren ese dolor día a día.

Grácias Lucía por tratar el tema de una forma tan objetiva.

Un abrazo.