jueves, 17 de marzo de 2011

TERREMOTO DE JAPON (Bienvenida esperanza)

TERREMOTO DE JAPÓN (Bienvenida esperanza)
.
Ayer, un mundo se desvanecía bajo los cascotes de edificios y el revoltijo de lava, hollín y todo lo que arrolló a su paso una ola asesina, que acompañó al gran terremoto de magnitud casi desconocida en la historia de los seísmos. Casas, coches, barcos, carreteras, puentes, y sobre todo vidas humanas fueron empujadas como simple hojarasca. No hay nada ni nadie y no se ha inventado el oponente que se pueda enfrentar con éxito a la fuerza incontrolada de la naturaleza. Lo que nosotros llamamos construcción de alta seguridad tan solo es un juguete en las manos de un niño
En medio de llantos contenidos y búsquedas infructuosas, incredulidad pasmosa y rostros atónitos ante el desastre, nació un bebé, una criatura deseada y esperada. Debió tener un recibimiento alegre y festivo, no obstante y aunque el no lo sabe, fue entre sollozos y pesadumbre que se le recibió. Aún y así el representó la luz de la esperanza para un pueblo derrotado.,
Nace una nueva vida y abre los ojos a la primera luz, mientras los sentimientos fluyen en tiernos abrazos desde los corazones, dándole la bienvenida a ese nuevo día, el mundo aparece, emerge como recién creado, único por y para ese ser que gozoso sonríe a su amanecer primitivo y a la vez renovado por la gracia de una nueva vida, donde el tiempo comienza e inexplicablemente el pasado no importa. Todavía no sabe que vivir puede ser doloroso.

No hay comentarios: