miércoles, 23 de noviembre de 2011

EL TEATRO DE LA VIDA (POEMA)

EL TEATRO DE LA VIDA

He tenido que unir tantas costuras
Para poder vivir reconciliada,
Con la vida, con la muerte, con la duda.
No tengo la certeza de que existo,
O soy tan solo un eco, casi nada.

Quise alejarme de la muerte, siempre prematura
Para poder seguir amando confiada,
La paz, la convivencia y la cordura.

Oculto en los colores del paisaje,
Se ciernen las tenebrosas sombras
Sibilinas sin matices, siempre oscuras
Tormentas de nubes enraizadas
Tejidos sin urdimbre, sin textura,
Todo está sutilmente maquillado
Y un argumento inútil, bien filosofado
Te inclina a la demencia, a la locura.

El teatro del mundo, con su farsa,
Un espectáculo por siglos en cartel,
Alegría, humor, drama, tragedia,
Ayer sol, hoy lluvia, mañana niebla.
Hoy rio, mañana lloro, un lamento sonoro.
Una sonrisa corta, leve, concisa.
Un minuto de algarabía,
Para caer luego en picado, desconsolado,
Sin un amigo con quien compartir
Tus fracasados sueños anhelados,
Solo, sin compañía.

Y se van consumiendo día a día,
Sin piedad nuestras horas,
Nunca baja el telón,
La misma trama, el mismo guión,
¡Cambio de autores y que siga la función!
Y yo voy recogiendo trozo a trozo,
Este mi corazón
Pobre y audaz, teñido de esperanza,
Sobreviviente de las cenizas,
De la metamorfosis del amor.

He tenido que unir tantas costuras
Que ya no se si soy, o no soy yo.

1 comentario:

Amanda dijo...

Creo que todos nos pasamos la vida cosiendo costuras, algunas incluso quedan abiertas o mal cosidas y por ellas respira lo que un día fuimos, es por eso que a veces también tengo la sensación de no saber quién soy,si soy o no soy... pero lo que sí sé es que no soy la que fuí.

Me ha gustado mucho este poema Lucía.Aunque no tengo mucho tiempo, me gustar leerte y pasarme de vez en cuando por tu espacio.

Un beso.