viernes, 25 de noviembre de 2011

(POEMA) EL TEMPLO DE LA PALABRA

Cuando silencio mi voz comprometida,
y al sonido le niego lo que siento,
toma vuelo veloz y atropellado,
las alas del insumiso pensamiento.

Buscando la plenitud de las palabras,
hermanando cóncavo y convexo,
latiendo el corazón sílaba a sílaba,
dando paisaje y luz hasta a los ciegos.

No se si en el error o en el acierto,
pero me puede esta diestra voladora,
al traducir en letras sentimientos,
que la página en blanco siempre añora.

Un templo de papel para el poeta,
un ejército de letras saltarinas,
el saber, siempre madura la escritura
y le da fruto poderoso al pensamiento.

Cómplice es un corazón en armonia,
heraldo trovador que cada día,
colecciona en su desván todos mis versos.

Diccionario de amor burbujeante,
que mas alla de la razón alcanza,
huyendo del lenguaje almidonado,
buscando siempre voces de esperanza.

Quieto y callado en la palabra escrita,
a quien no sabe leer........ni sorprende ni espanta.

No hay comentarios: