domingo, 10 de junio de 2012

EL CAOS DE LA SINRAZÓN

 EL CAOS DE LA SIN RAZÓN.

Cada vez podemos tener la seguridad de menos cosas. Una de ellas es que en seis mil años de experiencia en la historia de  la humanidad, principalmente los que presumen de sabiduría raciocinio y coherencia,  aún siguen jugando a ser dioses y a la hora de juzgar son IMPLACABLES. Exigiendo de los demás lo que ellos no están dispuestos a dar y a la vez e inexplicablemente, ocultan y disculpan males graves con peores consecuencias.

Comparando con todo el CONOCIMIENTO,  pocas cosas son importantes y básicas, una de ellas es que  hay una ley natural que está por encima de toda otra ley y que ésta rige los actos de los hombres y mujeres cabales. que las otras leyes, las externas, cambian  y/o se transforman  según el gusto, conveniencia  o necesidad puntual o temporal de los que las hacen; que es la ley la que se ha de ajustar cuando existe el peligro de cometer injusticia.

Otra es que, LA VERDAD hay que defenderla siempre porque aunque se la difame, permanece íntegra. Que hay que combatir LA CORRUPCIÓN con la verdad y la rectitud, que la culpable de la corrupción, es LA MENTIRA  y el fraude, el abuso del poder y que LAS LEYES  nunca deben ser soporte para proteger al delincuente, sea quien sea éste.

 Que más de una vez, la justicia se ha tenido que sacrificar en aras de la paz, y como consecuencia produce injusticia, pero la verdad no se resigna para siempre ni la mentira permanece. Por muchos años que pasen la justicia clama, hasta desde donde habita el silencio.

La paz y la justicia están incompletas la una sin la otra, y  la paz subyugada al temor puede ser una forma de terrorismo.
Estos” impostores” que ocupan las ausencias, alteran  el orden, no solo social sino emocional y moral,  te dejan perplejo ante el caos de la sinrazón. Se condena a hombres buenos mientras que cantidades de delincuentes andan sueltos.

No es nada nuevo. Se condenó a Jesucristo y se dejó en libertad a Barrabás, un delincuente peligroso y sedicioso.
Mirando  hacia los dioses que dirigen este caos concluyes de forma egoísta que el poder es escaso  para luchar y lo importante es SOBREVIVIR aunque sea con heridas.


Euquel.














  

No hay comentarios: