viernes, 24 de julio de 2015

LA NOCHE BLANCA DE LA POESÍA.



LA NOCHE BLANCA DE LA POESÍA.


(Prosa poética en forma de versos)


Noche de bohemia.
Los versos corren libres
Viran felices en las esquinas
ocupan las calles
en la noche blanca de la poesía.


Y todos los poetas cabalgan
sobre sus octavillas,
Corceles de papel
que derraman
versos por doquier.


un espectacular diccionario ilustrado
Licencia de autor que derriba murallas
No hay rejas, no hay barreras
Las palabras bordan los nocturnos paisajes,
sobre el blanco impoluto de la verdad.
Nunca serán traicionadas.


Y cabalga en la noche el verso, la palabra,
aquella que estaba cautiva en miles,
millones de anaqueles polvorientos,
donde yacía olvidada.
El poeta los ha rescatado
Los ha resucitado de su eterno sueño,
de la indiferencia popular
Esa que ha olvidado soñar
porque no sabe que los sueños,
están hechos de ambrosía de dioses,
dulce miel que embriaga los sentidos,
porque la vida no es nada sin los sueños.


Y, he aquí: en esta noche encantadora,
pululan por las calles de la ciudad
los poetas con su carro de sueños
Regalando pompas de jabón multicolor
y cometas irisadas,
que se elevan dándole a la luna
un singular reflejo, luciérnagas de luz.


¡tan bella! sujetando los hilos de las fantasías,
que escapan por las ventanas abiertas
de los que duermen,
buscando un mejor amanecer,
Estos no saben que la noche
pertenece a los sueños
Y a los poetas que nunca duermen,
porque tienen siempre una cita
con la luna, con el cielo y las estrellas.


No hay que temer a la noche
porque llegará el día, en que
habrá tantas lunas en el cielo
que la noche blanca de la poesía,
lo iluminará todo. La verdad dirá ¡victoria!.


Y cabalgan los versos por las calles.
Y por cada ventana, entre las celosías
se asomarán los sueños quiméricos,
Todas las utopías se reunirán
bajo un claro de luna que majestuoso
dará la bienvenida
a los más hermosos sueños
donde triunfe el amor.




L.V.Moya 24/7

lunes, 20 de julio de 2015

LA VOZ DE DIOS

LA VOZ DE DIOS (Para el mejor y mas grande amigo)

Tienes la voz de lluvia, de terciopelo
De tenue y suave brisa, de vino nuevo.
Son tus palabras trigo, prado ondulante
Sintonía de mirlo de dulce cante.

¿Como podría decirte cuanto te amo
si en esta entrega mía yo siempre gano?
Es tu sonrisa rayo, senda de luna
que a mi corazón pone sobre una cuna.

Amanece  la noche, bella, imponente
y el negro de los cielos azul se vierte.

Quiero verte, quiero hablarte
quiero vivir contigo para mirarte.

Si es anhelo de vida poder besarte
¿Cómo podría nunca jamás negarte?

Veo en tus flores
los colores del alba 
tus mil amores.
 
Son las estrellas
los ojos de tu cielo
son novias bellas.

Es Tu Palabra
Calor y llama y fuego
de roja fragua.

Tu siempre mi consuelo, ascua encendida
Revives mis cenizas, cierras la herida.

Quiero porque te quiero
Quiero quererte
Y que tu amor es mio
mi alma advierte.

Llegué aquí por inercia, como un soplido
Y antes de que me entere, ya me habré ido.
Y qué agonía
si no hubiese notado tu mano en la mía!

Sigue hablándome cerca, junto a mi pecho.
En mi oido susurra todos tus hechos.

Tengo alegría
de haber vivido siempre tu compañía.

Que es tu voz en mi oido
Canción de ida
Yo sigo en tu camino
que  va a la vida.

Fué tanta mi alegría
al encontrarte
Que aunque estabas muy alto
quise besarte.

El honor de los cielos
es contenerte
Y sé que no he nacido
para perderte.

Lucia Vilches Moya.

DESILUSIÓN

DESILUSIÓN.
En tu rostro de rosa delicada
Me pareció ver amor
Y al acercarme a tu vera
Oí  los latidos de tu corazón.

Creí que eras feliz cerca de mí
Había suave luz en tu mirada
Pensé que  éramos uno tu y yo.

Todo ello no era nada
Un sueño que al nacer murió
Y  el  pecho de tu cuerpo de hada
Tan solo era la caja de un reloj.

Lucía Vilches Moya.20/7

lunes, 13 de julio de 2015

CIEN AÑOS CON PLATERO

PLATERO Y YO
Después de  100 años de su primera edición. Uno de los libros más leídos y también más traducidos después de La Biblia y El Quijote

Aunque hoy se suele estudiar en todos los colegios de España, «Platero y yo» fue una novela dirigida a los adultos. Cuenta con varios capítulos en los que es palpable una cierta crítica social.
Así lo afirmaba el propio autor -Premio Nobel de Literatura- en 1956: «Yo nunca he escrito ni escribiré nada para niños, porque creo que el niño puede leer los libros que lee el hombre, con determinadas excepciones que a todos se le ocurren», señaló.  Quizás ahí reside la clave de su éxito entre el público infantil y juvenil, puesto que, como decía Eugenio D'Ors, «los niños adorarán “Platero y yo” porque no ha sido escrito con premeditación para ellos».

El propio Jiménez escribió : «Este breve libro, en donde la alegría y la pena son gemelas, cual las orejas de Platero, estaba escrito para... ¡qué sé yo para quién!... para quien escribimos los poetas líricos... Cien años, ese es el tiempo que ha pasado desde que el poeta Juan Ramón Jiménez regaló al mundo una de sus obras más populares, «Platero y yo». Y es que esta historia –que cuenta la vida y muerte de un burro plateado al que su dueño ama con locura- ha conseguido enternecer a una buena parte del mundo.

«Entre los niños, Platero es de juguete. ¡Con qué paciencia sufre sus locuras!»
La historia de este obra maestra de la literatura se inició -según el poeta de Moguer- en 1906, año en que comenzó a dar forma a la que sería uno de sus textos más conocidos en el mundo y más leídos por el público infantil. Sin embargo, y a pesar de que en la actualidad suele estudiarse en todos los colegios de España, «Platero y yo» fue una novela dirigida a los adultos. ¿La razón? Cuenta con varios capítulos en los que es palpable una cierta crítica social.
Así lo afirmaba el propio autor -Premio Nobel de Literatura- en 1956: «Yo nunca he escrito ni escribiré nada para niños, porque creo que el niño puede leer los libros que lee el hombre, con determinadas excepciones que a todos se le ocurren», señaló.. Quizás ahí reside la clave de su éxito entre el público infantil y juvenil, puesto que, como decía Eugenio D'Ors, «los niños adorarán Platero y yo porque no ha sido escrito con premeditación para ellos».

La historia nos dice que la primera edición de este libro que fue publicada en 1914

El propio Jiménez escribió la siguiente advertencia por entonces: «Este breve libro, en donde la alegría y la pena son gemelas, cual las orejas de Platero, estaba escrito para... ¡qué sé yo para quién!... para quien escribimos los poetas líricos... Ahora que va a los niños, no le quito ni le pongo una coma».

«¿Existió de verdad Platero?», se preguntaba hace apenas unos meses Andrés Ibáñez en este periódico. «Sí, nos cuenta Juan Ramón, pero no uno, sino muchos, ya que «platero» es el nombre común con que se conoce en Andalucía a un asno de pelaje gris. "Yo tuve de muchacho y de joven varios –nos cuenta el poeta–. Todos eran plateros. La suma de todos mis recuerdos con ellos me dio el ente y el libro"».
. El poeta también renegó de las ilustraciones que acompañaban su texto.

Los diez pasajes más tiernos del libro
1-«Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro».

2-«Cuando, al mediodía, voy a ver a Platero, un transparente rayo del sol de las doce enciende un gran lunar de oro en la plata blanda de su lomo. Bajo su barriga, por el oscuro suelo, vagamente verde, que todo lo contagia de esmeralda, el techo viejo llueve claras monedas de fuego».

3-«Los niños han ido con Platero al arroyo de los chopos, y ahora lo traen trotando, entre juegos sin razón y risas desproporcionadas, todo cargado de flores amarillas. Allá abajo les ha llovido —aquella nube fugaz que veló el prado verde con sus hilos de oro y plata, en los que tembló, como en una lira de llanto, el arco iris—. Y sobre la empapada lana del asnucho, las campanillas mojadas gotean todavía».

4-«Entre los niños, Platero es de juguete. ¡Con qué paciencia sufre sus locuras! ¡Cómo va despacito, deteniéndose, haciéndose el tonto, para que ellos no se caigan! ¡Cómo nos asusta, iniciando, de pronto, un trote falso!».

5-«Les dije que aquella carrera la había ganado Platero y que era justo premiarlo de algún modo. […] Entonces, acordándome de mí mismo, pensé que Platero tendría el mejor premio en su esfuerzo, como yo en mis versos. Y cogiendo un poco de perejil del cajón de la puerta de la casera, hice una corona, y se la puse en la cabeza, honor fugaz y máximo».

6-«Él comprende bien que lo quiero, y no me guarda rencor. Es tan igual a mí, tan diferente a los demás que he llegado a creer que sueña mis propios sueños».

7-Sobre la noche de Reyes: «¡Qué ilusión, esta noche, la de los niños, Platero! No era posible acostarlos. Al fin, el sueño los fue rindiendo, a uno en una butaca, a otro en el suelo, […] a Pepe en el poyo de la ventana, la cabeza sobre los clavos de la puerta, no fueran a pasar los Reyes... Y ahora, en el fondo de esta afuera de la vida, se siente como un gran corazón pleno y sano, el sueño de todos, vivo y mágico […]¡Ya verás cómo nos vamos a divertir esta noche, Platero, camellito mío!» 
«A mediodía, Platero estaba muerto»

8-«Encontré a Platero echado en su cama de paja, blandos los ojos y tristes. Fuí a él, lo acaricié hablándole, y quise que se levantara... El pobre se removió todo bruscamente, y dejó una mano arrodillada... No podía... Entonces le tendí su mano en el suelo, lo acaricié de nuevo con ternura, y mandé venir a su médico. El viejo Darbón, así que lo hubo visto, sumió la enorme boca desdentada hasta la nuca y meció sobre el pecho la cabeza congestionada, igual que un péndulo»

9-«A mediodía, Platero estaba muerto. La barriguilla de algodón se le había hinchado como el mundo, y sus patas, rígidas y descoloridas, se elevaban al cielo. Parecía su pelo rizoso ese pelo de estopa apolillada de las muñecas viejas, que se cae, al pasarle la mano, en una polvorienta tristeza... Por la cuadra en silencio, encendiéndose cada vez que pasaba por el rayo de sol de la ventanilla, revolaba una bella mariposa de tres colores...»


10-«Esta tarde he ido con los niños a visitar la sepultura de Platero, que está en el huerto de la Piña, al pie del pino redondo y paternal. En torno, abril había adornado la tierra húmeda de grandes lirios amarillos. […] —¡Platero, amigo!—le dije yo a la tierra—; si, como pienso, estás ahora en un prado del cielo y llevas sobre tu lomo peludo a los ángeles adolescentes, ¿me habrás, quizá, olvidado? Platero, dime: ¿te acuerdas aún de mí?».

(Recopilado de otras publicaciones conmemorativas de esta fecha)

UNA CARTA PARA TI





UNA CARTA PARA TI

EL DON DE LA COMUNICACIÓN


Querido amigo, amiga:

He decidido escribirte unas letras, exclusivamente para ti, para que sepas que te tengo en cuenta y que estás en mi pensamiento. Que cuando creas que no le importas a nadie recuerdes que a mí me importas, además de a muchas personas más, y pienso sinceramente que el mundo en el que habitamos es así como es, bueno, malo o regular, de alguna manera porque estás tú, y yo, y cada uno de nosotros, y todos los demás, y que seguramente algo lo podríamos mejorar. No te sientas triste ni apesadumbrado por las cosas que te rodean, que no te gustan, después de todo esto que nos gusta o nos molesta es el producto de la libertad de la que cada cual disfruta, hace uso, abuso o alarde, y que siempre de algún modo condiciona nuestras vidas, las de los demás de nuestro alrededor y muchas veces más allá de lo que podamos imaginar.

Mira, te voy a contar una historia que a mí me la contaron como verdadera. Eran una pareja de enamorados que se querían casar, pero era mucha la pobreza y pocas las posibilidades de cambio a corto plazo. En esas circunstancias la gente veía América como la Tierra Prometida, de tal modo que el joven le propuso a su amada embarcarse con él hacia el Nuevo Mundo, ella primero dudó de seguirle en la aventura pero ya decidida esperó noticias de última hora de él con la maleta dispuesta. Una carta que fue enviada de urgencia en la que el novio le comunicaba que tenía los pasajes, que le esperaba en el puerto, y que si no acudía era señal de que no le quería lo suficiente como para emprender con él la vida, esa carta nunca llegó. EL nunca regresó, como otros muchos, quizás no pudo volver, se deduce que formó una familia allende los mares, mientras ella, descorazonada y creyéndose abandonada, hizo lo mismo en este lado del mar.

Veinte o más años después, desocupando carteras viejas de correos se encontró en un fondo, una carta, que sin pensarlo enviaron a su destinataria, naturalmente tarde para cambiar el rumbo de las vidas de la pareja. Dos familias habían cambiado sus destinos. Como consecuencia unos seres, aquellos nacidos de sendos matrimonios, allí en las Américas y otros aquí, estaban felices de haber nacido; No obstante, sin duda, hubo la inexistencia de una generación que no llegó a ser, que nunca existieron. Hay quienes le llaman "burla del destino" o "suceso imprevisto" Lo cierto es, que fue la negligencia o descuido de un cartero, algo impensado. La vida es así, un azar que nos bambolea y nos lleva ciegamente por sendas imprevisibles que no buscamos y es poco lo que se puede hacer para evitarlo.

Querido amigo, amiga, cuando yo era bien joven, en el planeta solo había en número menos de la mitad de la población que hay hoy, y muchos se han ido desde entonces sin pena ni gloria, porque después de la muerte se acaba la pena y se marchita la gloria. Supongo que la experiencia de lo vivido vale por lo menos un punto, y puedo decir con el saber que me ha dado la vida ¡Que seas feliz! que no le pidas a la vida riqueza, ni el mejor coche, ni una casa llena de artilugios que pronto no vamos a poder usar por culpa del precio excesivo del mantenimiento, ni demasiadas cosas bellas que no sirven para nada, solo para dedicarle nuestro tiempo en limpiarlas. Que cada día que pase aporte algo bueno a nuestras leves vidas, algo de provecho. No tenemos tiempo, lo consumimos muchas veces en cosas de ningún valor que no nos satisfacen, por tanto lo perdemos. Ahora que se vuelve a valorar tanto el oro, piensa, no hay oro que pague el tiempo perdido. En los dias que corren todas las pérdidas son posibles. Podemos perder la casa en la que vivimos, podemos perder el coche, hasta el trabajo, pero si perdemos el tiempo ¡ay amiga y amigo mío!, si perdemos el tiempo y nos amargamos por los traspiés y el caos que nos rodea, cada día que pasa perdemos algo de nuestra vida y ¡eso sí que es grave!

Esto siguiente es un cuento: Dicen que un viajero visitó una población muy bonita, llena de gente amable, que le acogieron con especial hospitalidad y, después de mostrarle todas las cosas bellas e interesantes del pueblo, al hombre le llamó la atención que en una loma resplandecía el cementerio con lápidas blancas y rodeadas de un verdor exuberante, todo muy bien cuidado. Su curiosidad fué fuerte e hizo que le llevaran hasta el lugar y le mostraran en detalle las tumbas. El visitante se fijó en los epitafios. “Aquí yace "fulanito"……fallecido a la edad de 25 años…”; otro decía algo parecido: “…….que murió a la edad de 15 años,.. de treinta,... de diez…”, Poco más o menos todos así. El hombre sorprendido preguntó. ¿Cómo es posible? ¿Qué problema hay en este lugar para que la gente muera tan joven? Pronto salió de su asombro cuando supo cómo se contaban los años de vida en ese lugar. Lo que estaba escrito en las lápidas era en realidad los años que de verdad contaban, o sea LOS QUE HABÍAN SIDO FELICES.

La moraleja del cuento es: EN LUGAR DE CONTAR EL TIEMPO, HAGAMOS QUE EL TIEMPO CUENTE.

Con esto acabo. Para mí es un placer poderte escribir, y sobre todo que leas esta carta y recibas de ella lo que te sea de provecho, porque con esa intención te la he escrito. Que te cuides y recibe mis mejores deseos para ti y los tuyos.

Un fuerte abrazo.

Lucía Vilches

lunes, 6 de julio de 2015

SUEÑOS DE LUNA (Prosa poética)



SUEÑOS DE LUNA (Prosa poética)


En el silencio de la noche,

los sueños ocupan las calles vacías.

Las almas solitarias deambulan sin compañía.

La blanca luna, flota en la oscuridad

mientras la acarician enamorados y poetas

Los sueños se descuelgan por las ventanas

Avanzan por las sombras quebradizas de los campanarios.

y se balancean entre las ramas extendidas de los árboles.

Mecidos por el viento vuelan libres

Se deslizan por las estrechas callejas

inundadas de suspiros y nostalgias.

Se detienen ante otros balcones abiertos y trepan.

Susurran en las almohadas…y escapan.

Se cuelan por el pozo de la luna, y llegan al infinito

mientras fulguran emocionadas las estrellas.


Lucía Vilches Moya.

EL SUICIDIO Y LA SACERDOTISA DE LA FELICIDAD.

EL SUICIDIO Y
LA SACERDOTISA DE LA FELICIDAD.

En otros  artículos hemos hablado de « la indiferencia » como un mal que arrastramos principalmente en estos tiempos de crisis profunda donde el miedo a seguir perdiendo la vida poco más o menos cómoda que por años hemos ido alcanzando, produce un temor mórbido y egoísta que nos hace ignorar las carencias esenciales de las personas que ya lo han perdido casi todo y entran en un estado depresivo que en no pocas ocasiones les lleva al suicidio. En España se suicidan cada día aproximadamente ocho personas, hay quien dice que esos datos no se acercan ni mucho menos a la realidad que baraja cifras superiores. La mitad directa o indirectamente como consecuencia de la crisis. Pérdida de empleo, desahucios, roturas familiares, cosas que llevan a muchos a una profunda depresión.
No siempre hay motivos evidentes, pero ante esta perspectiva psicólogos/as han emprendido la carrera muy bien remunerada de escribir libros de autoayuda a los que acuden cada vez más personas.
Este fue el caso de una muy conocida estrella de televisión de Corea del Sur.  Choi Yoon Hee. Esta mujer escribió más de veinte libros de autoayuda con los que pretendió ayudar, y posiblemente lo consiguió en algunos casos, a personas con problemas de depresión. Ni que decir tiene que estas personas están muchas de ellas en el corredor de la muerte por su seria intención de suicidio.
A esta señora se le llamó, seguramente por el efecto del contenido de sus consejos “LA SACERDOTISA DE LA FELICIDAD y la esperanza. 
De pronto y de forma inesperada en un motel se descubre lo que sorprende a la opinión pública, un doble suicidio. Dos personas que se han colgado, se han  suicidado. Aunque en su momento no tuvo mucha repercusión en las noticias internacionales, los cadáveres encontrados eran de Choi Yoo Hee y su esposo. LA SACERDOTISA DE LA FELICIDAD Y LA ESPERANZA  había sucumbido a la depresión que la había llevado al suicidio, y ese estado anímico fue suficiente fuerte como para arrastrar a su marido a tal fin desastroso.
Muchas personas sucumbieron a la tentación de aplicarle las palabras de Jesús que en su tiempo algunos pensaron de él ¡”Medico, cúrate a ti mismo”

En nuestra vida desde que nacemos no hacemos más que aprender.  Aprender a hablar, a andar a leer, a escribir, y de ahí en adelante todo es una lucha, una competición, no por llegar sino por ser el primero/a en todo.Por conseguir las mejores notas, los mejores puestos en cualquier actividad etc. Luego, en este mundo tan competitivo se valora más la llamada
“inteligencia social” con lo cual aquello que había sido éxito intelectual acaba muchas veces en frustración en lugar de felicidad, por confundirla con, prestigio, fama y fortuna.
Sin importar bajo que prisma académico, económico, o político social nos encontremos, lo que produce verdadera felicidad no existe más que en pequeños episodios, como dijo el famoso filósofo y canta autor Facundo Cabral  “Nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo, es tan corto nuestro paso por este planeta, que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante, con el favor de una mente que no tiene límites y un corazón que puede amar mucho más de lo que suponemos”
 Pienso que estas son sabias palabras si se comprenden en toda su dimensión, y teniéndolas en cuenta  se deduce que de entre todas las cosas que aún no hemos aprendido hemos olvidado lo más importante. APRENDER A VIVIR, y  siempre se puede empezar de nuevo. Ser felices, nos lo debemos a nosotros mismos.

Lucía Vilches Moya. 7/7/2015.

TE ALCANCE y SOMBRA Y MATERIA


Lucía Vilches Recita en el AUDITORIO MUNICIPAL DE ARTEIXO 
durante la presentación de MISTURA 4, en Mayo de 2014


video

CANTA EL NEGRO (POEMA SOCIAL)



Poema recitado por Lucía Vilches durante la presentación de su libro
EL TEATRO DE LA VIDA
en el Sporting Club Casino de A Coruña
24 de Junio de 2014

video



CANTA EL NEGRO

Canta el negro.
Su voz en la selva danza.
Riela la luna.
La sombra avanza.

El río corre,
la barca boga,
y el negro canta.

Suenan tambores
de negra danza.

¡El tambor,
el tambor de la ciudad,
retumba y llama!

Arde la fragua.
El hierro marca.
Huele el esclavo
a piel quemada.

¡Corre negro corre,
el hambre te alcanza!

La madre llora
en la selva verde
de la negra África.

En la choza oscura...
la anciana negra llora...
llora y canta.

Golpea, golpea la harina y canta,
amasa, amasa y canta.
Danza, danza y amasa.

 Brilla la luna.
Retumba en el aire
el tambor que llama,
al negro que canta.

¡Ya no canta el negro!
¡El negro ya no danza!
Llora el negro su soledad,
en la negra noche

DE  LA SELVA BLANCA.

Lucía Vilches