lunes, 18 de abril de 2016

Prosa poética.
AMANECERES: ¡Buen día de lunes!..Hoy resplandece.

El mar traía olas huérfanas, espaciadas en su lentitud que chasqueaban en la orilla una tras otra. Su rumor era suave, lánguido, repetitivo. Llegaban y se marchaban de nuevo al ancho mar haciendo pequeños remolinos, batiendo espumas, buscando barcas con las que jugar y empujar hasta el horizonte, mientras la brisa marina, húmeda y salada se deslizaba sobre la piel del mar con su suave caricia, entre tanto que el sol salpicaba con chispas de luz cada partícula de agua ondulante creando pequeños arco iris. La tierra se asomaba lentamente al universo donde se elevaba el gran astro por el naciente, imponente el sol reinando en el intenso azul del cielo.
En la arena de la playa, huellas de gaviotas tempraneras que emprenden el vuelo y dibujan el cielo majestuosamente con su volar de blanco impoluto y gris aperlado, y su coro de graznidos inconfundibles, oteando desde su ingrávido espacio aleja la soledad. .
¡Oh el mar! Bello amanecer cristalino lleno de luz y color en movimiento donde volar fuera de este cuerpo anclado repleto de lastres y ausencias. Mar. Tu que regalas cada día tu esplendor. Cuna de vida. Esmeralda líquida. Poema sonoro donde viajar en mi barquito de papel repleto de, palabras, versos, letras maravillosas dedicadas a ti. Surco el mar abriendo caminos en tus prodigiosas aguas donde guardas tragedias y dolor. Eres madre que me cantas una nana de amor y me acurruco en ti.
Mi alma navega sobre tus ondas como un náufrago, y levanto las alas al viento en este viaje atemporal. Esta alma no descansará hasta que le lleves a las fuentes engendradoras de vida.
Lucía Vilches Moya /2016

No hay comentarios: