jueves, 28 de julio de 2016

LA CONTAMINACIÓN Y EL CUENTO DE LA RANA. Artículo y poema

LA CONTAMINACION Y EL CUENTO DE LA RANA
Se acumulan los versos tristes. Se quedan en las estaciones pesadas de las ancladas nostalgias las vivencias hermosas de encuentros, abrazos, besos y amistad, sentados en los andenes, dormidos y fríos como cadáveres, quedaron en la espera imposible de un regreso. Esperanza quimérica de algo que pasó, sombras en la bruma que acaban por extinguirse, disolviéndose en el humo contaminado, en la putrefacción del aire y de la espesa agua, imposible de clarificar, que produce quemazón. Figuras dantescas que se revuelven en el fango, en el lodazal, la bazofia de un mundo lúgubre que atenta a su pervivencia, que acude a su propio entierro, mientras acusa y blasfema contra El Invisible; y piensas… ¿por qué?
¿Por qué se me hunden los pies en este suelo movedizo que nos ha soportado por milenios? Cada vez que me levanto por la mañana, cuando me asomo a la ventana y miro ese grandioso sol, testigo antiguo de aquel primer glorioso día en que todo “era muy bueno”. Veo ese mismo sol cómo se precipita sobre todos los venenos, abrasando todas las superficies, amasando la pócima maligna de este laboratorio de maldad, que todos bebemos, comemos y respiramos. Y el tren de la vida sigue su alocado camino sobre una vía sin meta, muerta, en una ida sin vuelta; raíles cortados que se precipitan hacia la nada en caída libre, hacia la cima o la sima del universo. ¡Qué más da si solo somos planeta herido! Oigo el traca traca del tren que retumba en mi pecho, cada vez más rápido, más veloz, como si fuera a algún lugar; no me da tiempo ni para leer los rótulos de las estaciones olvidadas, que permanecen desiertas, nadie más quiere subir, miran desde lejos sin saber qué hacer; no importa: el tsunami viene por tierra, mar y aire; no hay montaña suficientemente alta ni bunquer bastante profundo donde esconderse o pasar desapercibido, no hay lugar libre de contagio.
En el tren hay fiesta, celebración y brindis. Nadie se asoma a la ventana, no pasa nada. Una película en la pantalla, una procesión de nonatos que nunca llorarán ni de hambre, ni de sed, ni nos acusarán de nada, han sido salvados de la agonía final, ejecutados como fruto de la lujuria y no del amor, nunca verán cómo ese ser llamado humano se revuelve en sus propios desechos. Todo es y está legalmente correcto; mientras tanto se desborda en carcajadas la estupidez en la copa, y el triunfador Baco construye sus puentes de resaca de fiesta en fiesta, de celebración en celebración. El mundo sigue dando vueltas y la vida se precipita en el caos. Se arrancan de los continentes helados, los arsenales blancos de destrucción masiva, agudos y profundos, grandes continentes flotantes cortados a mano por la insensatez de los diosecillos que buscan predicciones en agüeros, y en cambio no son capaces de ver a un palmo de su nariz.
El cosmos ha perdido a su pequeño planeta azul, lo busca pero no lo encuentra, ¡ah sí, parece aquel! Pero ¿qué le ha pasado? huele a muerte, lloran las estrellas la pena, pero las lágrimas no llegan a su destino, quedan presas, enganchadas en el grasiento estelar que cubre la atmósfera terrestre como una venda vieja sobre una herida purulenta. El corazón se congela y la mente contempla perpleja cómo se entroniza al sagrado “Euro” en el dominio espeso de su poder desenfrenado, la peor de las pesadillas, demencias, subnormalidad adquirida, nuestra sentencia de muerte sentada en el banco de la estupidez: 100 por 100 de interés…
¡VENGA ACABEMOS CON LOS RECURSOS NATURALES!. Primero los árboles, luego el carbón, después el petróleo. La industria, la avaricia y los intereses creados han infectado el aire, las aguas y los alimentos en una carrera por conseguir el comercio mundial, ofreciendo comodidades incontables, creando necesidades, imponiéndolas como único modo de estar conectado al sistema, si no, entonces no existes. La moneda de cambio ha sido quedarnos adormilados en el calor engañoso del progreso y pagarlo con la muerte del planeta. La mala disposición a reconocer y retroceder impide a la cordura llegar a un equilibrio de valores donde la vida y la salud fueran lo primordial.
Les voy a contar un cuento…
EL CUENTO DE LA RANA (versado por L. Vilches)
.
Dicen que había una rana,
que al igual que las demás,
saltaba de charca en charca
y le encantaba nadar.
Si le daban a elegir,
no era nada prudente
y sin pensarlo escogía,
nadar en agua caliente.
Era un día de verano
y la ranita curiosa
vio subir un vaporcito
desde el agua en una poza.
Se dijo para sí misma:
“¡que bien lo voy a pasar,
todo el día retozando,
navegando panza arriba
mientras me voy calentando,
que de la temperatura
yo controlo la medida
y en un tris.. me voy brincando!»
Así se engañó la pobre
y allí se quedó dormida,
y antes que se diera cuenta
no pudo escapar de un salto
porque se quedó cocida.

lunes, 25 de julio de 2016

ESENCIA DE DIOS
Siento en el fondo de mi ser Su pura esencia.
y un corazón arto conmovido,
por haber conpartido Su presencia.
Me maravilla su ingenio, su bondad y talento
y al contemplar de Su obra belleza y armonía.
no he dudado de El ni un solo momento.
Igual que el viento nos sopla y nos da aliento
ha sido El quien curaba las heridas
de este cuerpo vulnerado por tanto sufrimiento.
Aunque el tiempo atrapa inexorable,
podemos evadirnos de esta suerte
y escondidos en sus brazos amorosos,
poder decir "me río de la muerte".
Hoy que la vida es fugaz y temporera.
no quiero formar parte de la historia,
y aunque todo entero el mundo me olvidase,
déjame que descanse en tu memoria.
Para poder llegar a ser mañana.
Obra inmortal que contemple Tu gloria.

jueves, 21 de julio de 2016

ASÍ ES EL AMOR DE DIOS

ASÍ ES EL AMOR DE DIOS.
.
¿Quién pretende hablar por Dios
jurando juicios adversos?
Mira hacia arriba y verás
que tan solo encontrarás
gran paz en el universo.

¿Quién puede culparle a Él
de lo ruin de nuestros hechos?.
Lo bueno le pertenece
porque en El todo es perfecto
A El nada le es ajeno
pero hay quien por no callar
usa frases con veneno.

¡Si Dios tiene Su Palabra..!
No existe nada mejor
que hablar después de saber
o escuchar del que en la vida
con humildad aprendió.

Ni quites ni pongas nada
a lo que ya se escribió
Nos lo dijo Jesucristo
 pues todo lo que está escrito
en Su Sagrada Palabra
tiene derechos de Autor.

Dicen que Dios va buscando
a los que son pecadores.
Pecadores somos todos
que en el pecado nacimos
en el pecado vivimos
y por el también morimos
y con ese finiquito
se saldan sin fin de errores.

Ni infiernos ni sufrimientos
Ni malévolos castigos.
no entiendo cosa peor
que nuestro Padre amador
nos abandone al olvido.
¡Eso si que es un castigo!

Fue Jehová quien nos dejó
una carta bien escrita,
donde explica con amor
como  alcanzar el perdón
si acudimos a su cita.

la vida son cuatro días
mejor o peor vividos
y no podemos pensar
que es la justicia de Dios
lo hasta ahora acaecido.


Dice la historia que hubo
en el Israel del pasado,
un hombre tan singular
que con tan solo tres años
que se dedicó a enseñar
hizo que cambiara el mundo
de forma espectacular.

Nacido en humilde cuna
Hijo de familia humilde
se le llamó hijo de Dios
y a todos los que esperaban
del cielo la salvación
lo confirmó con milagros
Con palabras consoló
reviviendo la esperanza
en todo lo que hizo y dijo
la profecía cumplió.


Tan solo dos mandamientos
dejó en su Constitución
Primero es amar a Dios
Luego hay que amar a tu prójimo
como Cristo nos amó”.
El nos entregó su vida
que por perdón del pecado
a Su Padre le entregó.

Dios nos declaró la paz
por el Hijo de Su Amor
Y……COMO DICE LA ESCRITURA
“Ni muerte, ni vida,
 ni ángeles, ni gobiernos,
ni cosa aquí ahora,
ni cosas por venir,
ni poderes, ni altura,

Ni profundidad,
ni ninguna otra creación
podrá separarnos del amor de Dios
que está en Cristo Jesús nuestro Señor.”
ROMANOS 8:38,39.

domingo, 17 de julio de 2016

SALVEMOS EL PLANETA (Ecosistemas) orden de desahucio)

SALVEMOS EL PLANETA (Restauremos los ecosistemas)
Dicen que en Ruanda se bautizó a catorce simios para celebrar el día mundial del medioambiente en el año 2010, supongo que se refieren a que les pone nombre propio. Mientras tanto,los gorilas tienen zonas muy concretas en las que viven, en África esa zona abarca desde Senegal hasta Uganda por la franja del Ecuador. ¿Por qué están en peligro de desaparecer? Porque el hombre, que puede vivir donde quiera, ha decidido quitarle el ochenta y cinco por ciento de su hábitat natural, desforestándolo para instalarse ellos. Da lo mismo blancos que negros, civilizados que selváticos, todos haciéndole la guerra a la naturaleza que se defiende haciendo germinar la semilla en explosión, aunque sea entre las piedras en el asfalto en medio de las casas semi ruinosas, pero el hombre no se cansa de insistir en convertirlo todo en dólares, o en euros. Las garras, los colmillos, tienen precio,todo se compra y se vende Los zoológicos, los centros de antropología, los coleccionistas de rarezas, todos pagan bien, siempre que haya compradores habrá furtivos y siempre que haya dinero habrá corruptos que hagan la vista gorda ante esos y otros muchos desmanes.
Cambian las personas, las circunstancias y lo que las causan pero la condición del hombre cada vez es más deplorable, nada que ver con la humanidad que se pretende. Cada vez hay más de aquellos que tan solo se les tiene que presentar la oportunidad para demostrar que son tan válidos como el que más para llenarse los bolsillos sin ni un resquicio de pesar.
Un ecosistema sano es aquel que conserva su naturaleza, si se le va degradando y destruyendo poco a poco hasta que simplemente lo hemos cambiado, no puede hacer frente a las catástrofes naturales, se le han quitado todas las defensas y el caos se apodera, todo cambia.
Las malas administraciones de la tierra son las culpables de que se vaya cambiando y destruyendo el paisaje. Allanan donde hubo montañas, desforestan donde hubo bosques , atierran donde hubo mar , con los riegos descontrolados agotan los acuíferos subterráneos, hacen que se sequen ríos, y con todo esto dejan desprovisto de cobijo a las aves migratorias que ahora pierden el rumbo y muchas de ellas perecen hasta la extinción . Donde apenas llovía ahora se inunda hasta parecer un mar arrasando ,Viviendas,algunas son destruidas o quedan inservibles muchas de ellas por cierto, fueron construidas en lugares inadecuados. En otros lugares el desierto avanza devorando las poblaciones colindantes.
Para paliar los efectos de las malas cosechas la ciencia ha inventado LOS TRANSGENICOS ¡qué maravilla! alimentos muy bonitos a la vista dispuestos a socorrer el hambre del mundo pero poco a poco nos envenenaremos porque están manipulados genéticamente y aunque no se sabe todo, sí se sabe que son perjudiciales para la salud.
Abundan las demostraciones a favor del equilibrio en los ecosistemas. Sin dudar que muchas intenciones e iniciativas sean buenas, una sola cosa es de verdad necesaria: LA VOLUNTAD, y poner manos a la obra a favor de los recursos naturales del planeta; si se ha cambiado o destruido el lugar de producción de ellos, hay que restaurarlos. Este sistema se acaba.
España igual que el resto del mundo ya está experimentando las consecuencias del fuerte cambio climático que descompone las épocas de siembra y cosecha con la gran pérdida económica que resulta cuando se malogran cosechas enteras
,Lo siguiente es ¿Cuánto habremos de pagar para los alimentos esenciales? ¿Los habrá? ¿Habrá para todos?
En esta casa prestada donde vivimos, en este hermoso planeta, somos unos OKUPAS tan mal agradecidos que SIN DUDA MERECEMOS orden de desahucio.
Lucía Vilches Moya.

sábado, 16 de julio de 2016

BARQUITA DE MI CONTENTO.
.
Barquita de mi contento
Eres la blanca gaviota
Planeando en suaves olas
En el mar de la quietud.
Princesa de enaguas blancas
Viajando en claros de luna
Solsticio de primavera
Tornasol de agua y de luz.
Navío de espuma blanca
Cabalgando en el azul.
Cuando nubes de gaviotas
En los azules planean
En aromas de agua y sal.
Sobre las finas arenas
Van buscando tu cantar.
Y se escucha entre la brisa
El tintineo de tu risa.
Posando sobre la arena
Tu poesía serena
Todas las ondas del mar
Barquita de mi contento
Eres la blanca azucena
Que deposita en la orilla
Una ola apasionada
De agua verde brisa y sal.
Me hueles a hierbabuena
A calma y a tempestad
Como una reina del mar,
Gaviota en plácido vuelo
Dejando una estela blanca
Corta el agua mi velero
Sin miedo a la soledad
Y se oye entre las olas
Un rumor de caracolas
Como un coro de sirenas
Con aires de libertad.
.
Lucía Vilches Moya 16/7