lunes, 24 de octubre de 2016

AMIGO artículo C.



AMIGO
Muchas veces me he hecho estas preguntas. ¡Amigo! ¿qué es un amigo?¿ quién es mi amigo? y ¿Cómo saber quién lo es verdaderamente?
Es muy curioso el hecho de que solemos decir “amigo” de diferentes formas. Cuando  queremos llamar la atención de alguien que ni siguiera conocemos y ya de lejos le decimos “Eh, amigo”. claro está que en ese momento la palabra se usa como la introducción de una frase conciliadora , no nos imaginamos que después de esa palabra siga una reprimenda, descalificación o cualquier otra forma de habla dura, pero tampoco es lo que en realidad esa palabra en sí misma quiere comunicar puesto que la palabra amigo encierra un gran sentimiento que en la mayor parte de los casos usamos mal por costumbre, con lo cual cuando le queremos dar su verdadero sentido tenemos que acompañarla, por lo menos en nuestro interior de otra que la acredite como “verdadero amigo. En realidad la palabra en cuestión muchas  veces  la hemos usado tan a la ligera que sin pensar ¡hemos mentido!. Simplemente estamos diciendo que un conocido, una persona que apenas hemos cruzado unas palabras, nos lo presentaron en alguna reunión o charla o son amigos de algún otro, cuando hablamos de él decimos .Si, ya le conozco, es mi amigo, me lo presentó “fulanito de tal”, en fin, esas cosas que se suelen decir. No sabemos nada de él, si está soltera o soltero, si tiene hijos, en qué  trabaja, de donde es, cuáles son sus gustos, si tiene padres,  como le va en la vida y algo muy importante, dónde vive y, su nombre. Por favor su nombre. ¿Podemos imaginar a un “amigo verdadero” sin saber dónde vive y que ni siquiera te ha invitado a tomar  un simple café a su casa…(podría haber alguna excepción).
Un amigo debería ser aquel con el que puedes contar en un mal momento de tu vida, que sin importar la hora del día o de la noche puedas hacerle una llamada  y lo tienes disponible en tiempo de necesidad, aunque solo sea para hacerte compañía. Un amigo es esa persona que honestamente reconoce y asume sus faltas cuando no ha tenido el mejor día del mundo, y que te comprende cuando ese día gris lo tienes tu, ese en que no tienes una sonrisa para nadie. Un amigo es aquel que  no te imputa malos motivos y no le embargan las sombras de dudas con relación a tu amistad porque te conoce y te quiere. Un amigo es aquel que cuando alguien por ignorancia o pura maldad intenta difamarte o calumniarte, no se calla, o ni siquiera pone oído. Es más perjudicial el “amigo” que calla que el  enemigo que habla, porque este último ya es lo que es.
En vista de todo esto cabe la siguiente pregunta ¿Quién es mi amigo? Para saberlo  lo mejor es examinar cuantas personas cabrían en nuestra vida en las cuales podríamos confiar plenamente, que a la vez fuera nuestra confidente si hiciese falta, a la que pudiéramos decirle las inquietudes de nuestro corazón, nuestras decepciones y nos sepa consolar. También nuestras alegrías y éxitos, sin que  por ello sientan celos o envidia sino todo lo contrario.

 ¿Qué hay de nosotros? porque para tener buenos o verdaderos amigos lo primero  es ser nosotros mismos “buenos amigos”. Importante es aplicarnos  todas las reglas, a veces las reglas implacables que nosotros imponemos en los demás para considerarlos amigos nuestros, y sobre todo, tener capacidad de perdón y saber  disculpar. Olvidarse de rencores, ser respetuosos y francos al hablar tiene su importancia.
 Un amigo, o lo es o no lo es, y hemos de recordar que si somos demasiado justos o perfeccionistas, justicieros, puntillosos, no tendremos nunca amigos, ni amigos de calidad ni ninguna clase de amigos . “No existe peor daño, que andar en soledad”, como nos dice un poema.
En resumidas cuentas. Ser amigo es cuestión de principios. A la amistad le pasa como al amor  “no tiene cuenta del daño, es sufrido y bondadoso, no es celoso y busca el bien y la paz” con la otra persona a quien llama “amigo” o “amiga”. En realidad la palabra amistad tiene la misma raíz el amor. Es justamente lo contrario de “egoísmo” y sinónimo de “altruismo” .  Hagan a los demás lo que les gustaría que les hiciesen “ dijo Jesús” y en este intercambio, todos ganamos
Un amigo es un hermano en tiempo de angustia, dijo el sabio Salomón.
Un abrazo a todos los amigos.
L.V.M.

domingo, 23 de octubre de 2016

DILUCIDACIONES Esperanza.

Lucía Vilches Moya
·
DILUCIDACIONES. (Esperanza)
Mientras germine una flor y un árbol alce sus ramas hacia el cielo, habrá esperanza. Mientras se conserve algo de pureza en los corazones y la razón de amar sea no buscar razones, habrá esperanza. Habrá esperanza mientras nos veamos en la mirada franca del que llamamos amigo, y que al mirar atrás no sientas que fue tiempo perdido. Si no dejas que la maldad del mundo te arañe, o que las sospechas siembren semillas de desdén en tu alma, habrá esperanza. La esperanza es el arco iris que palpita en medio de la tormenta. La paleta de colores para pintar sonrisas sobre los grises. Es un refugio que mantiene las puertas abiertas. Es la fe que no se resigna, es tenaz y se mantiene alerta. Aunque te sientas abandonado, y pienses que todo está perdido y por las venas te recorra el frio de la soledad, pierdas o se vayan los amigos y una niebla espesa no te deje ver más allá de tu propio corazón triste y herido. Aunque tropieces y te hayas caído, agárrate a la esperanza, ella siempre te dará un respiro. Mientras creas en ti mismo y no traiciones a tus principios, y tu conciencia sea tu mejor testigo, habrá esperanza. Habrá esperanza mientras la paz que pertenece a los hombres y mujeres libres libere tu corazón de las ataduras de un mundo que manipula los sentimientos y los sentidos. Habrá esperanza ese día glorioso en el que se derriben todas las barreras enarboladas por orgullosas banderas regionales, nacionales, raciales, lingüísticas y religiosas que han sido el motivo de todos los odios y las guerras, todas las miserias, el hambre y la pobreza. Habrá esperanza si los seres humanos laboramos y luchamos por sembrar las semillas de la verdadera paz, para que un día, cercano, nos podamos llamar de todo corazón ¡hermanos!
¡Animo corazón!
...
“Andaban perdidas el amor y la decepción, y LA ESPERANZA les cogió de la mano”.
Lucía V.Moya. 21/10.

martes, 18 de octubre de 2016

EL AYER Poema

EL AYER.
Me fascina el ayer, sueño despierta
Todo era  un hoy sin meses ni estaciones
Toda la vida era placentera
Todos los días eran emociones
Nunca pensé que fuese una quimera

Llegó la floreciente primavera
Toda ella vestida de guirnaldas
Yo me adorné con sus hermosas flores
y con mi mano cogí dos rosas blancas

Llegó el verano, lleno de promesas
que entre los dos felices consumimos
Sin pensar que el otoño, ya a la vuelta,
borra con  hojas muertas los caminos.

Estás pensando acaso que algún día
volverá a visitarnos el pasado
No pienses más, ya está entrada la noche
y en el hogar el fuego se ha apagado.
..
Ya no hay calor del sol recién nacido
ni notas musicales en las albas
Emigraron todas las mariposas
que llenaban de amor mis rosas blancas

En mi playa ya no quedan gaviotas
Quedaron rotas las barcas en la arena,
y en el búcaro quedaron olvidadas
de mi jardín de amor dos azucenas

Quise retroceder aquel camino
donde quedó mi sombra adormecida
Para agarrar de nuevo aquel destino
que el ayer inconsciente me ofrecía.

Tan solo pude ver como la noche
burlona oscurecía mis anhelos
tragándose mi sombra en la bahía
entre una luna gris y un negro velo
Lucía Vilches M..