domingo, 23 de octubre de 2016

DILUCIDACIONES Esperanza.

Lucía Vilches Moya
·
DILUCIDACIONES. (Esperanza)
Mientras germine una flor y un árbol alce sus ramas hacia el cielo, habrá esperanza. Mientras se conserve algo de pureza en los corazones y la razón de amar sea no buscar razones, habrá esperanza. Habrá esperanza mientras nos veamos en la mirada franca del que llamamos amigo, y que al mirar atrás no sientas que fue tiempo perdido. Si no dejas que la maldad del mundo te arañe, o que las sospechas siembren semillas de desdén en tu alma, habrá esperanza. La esperanza es el arco iris que palpita en medio de la tormenta. La paleta de colores para pintar sonrisas sobre los grises. Es un refugio que mantiene las puertas abiertas. Es la fe que no se resigna, es tenaz y se mantiene alerta. Aunque te sientas abandonado, y pienses que todo está perdido y por las venas te recorra el frio de la soledad, pierdas o se vayan los amigos y una niebla espesa no te deje ver más allá de tu propio corazón triste y herido. Aunque tropieces y te hayas caído, agárrate a la esperanza, ella siempre te dará un respiro. Mientras creas en ti mismo y no traiciones a tus principios, y tu conciencia sea tu mejor testigo, habrá esperanza. Habrá esperanza mientras la paz que pertenece a los hombres y mujeres libres libere tu corazón de las ataduras de un mundo que manipula los sentimientos y los sentidos. Habrá esperanza ese día glorioso en el que se derriben todas las barreras enarboladas por orgullosas banderas regionales, nacionales, raciales, lingüísticas y religiosas que han sido el motivo de todos los odios y las guerras, todas las miserias, el hambre y la pobreza. Habrá esperanza si los seres humanos laboramos y luchamos por sembrar las semillas de la verdadera paz, para que un día, cercano, nos podamos llamar de todo corazón ¡hermanos!
¡Animo corazón!
...
“Andaban perdidas el amor y la decepción, y LA ESPERANZA les cogió de la mano”.
Lucía V.Moya. 21/10.

No hay comentarios: