miércoles, 7 de junio de 2017

EL AMANECER Y EL MAR (Desde Galicia)

UNA MAÑANA CUALQUIERA (En Galicia u otro lugar)
El mar despertaba abrazado al alba., y todo entero se asomaba lentamente al universo donde se elevaba el gran astro por el naciente. Imponente el sol reinando en el inmenso azul de la mar y el cielo, esos eternos amantes fundidos en el horizonte.
En la arena de la playa, huellas de gaviotas tempraneras que emprenden el vuelo y dibujan el cielo majestuosamente con sus alas extendidas de blanco impoluto y gris perlado, y su coro de graznidos inconfundibles, oteando desde su ingrávido espacio
¡Oh el mar! Bello amanecer cristalino lleno de luz y color en movimiento donde flotar fuera de este cuerpo anclado repleto de lastres y ausencias. Mar. Tu que regalas cada día tu esplendor. Cuna de vida, esmeralda líquida, poema sonoro donde viajar en mi barquita de papel repleta de versos, letras maravillosas dedicadas a ti. Te surco con la mirada abriendo caminos en tus prodigiosas aguas donde guardas tesoros secretos, pero también tragedias y dolor. Eres como una madre, amable, amante y a la vez doliente, y me cantas una nana arrulladora mientras me acurruco en ti.
En sueños navego sobre tus ondas como un huérfano mendigo de amor, y levanto las palmas de mis manos como alas al viento en este viaje atemporal buscando la eternidad . Esta alma no descansará hasta que le lleves a las fuentes engendradoras de vida.
Lucía Vilches Moya.

No hay comentarios: